Pulso Sindical

Pulso Sindical Diario 2 de abril

1.- Se aprobó finalmente una ley que por tiempo determinado (no más de 12 meses en su tramo más largo) permite la suspensión del empleo y el no pago de sueldo, así como la rebaja de la jornada diaria de trabajo, con la consiguiente disminución de la remuneración.Cifras más cifras menos, el grueso de los trabajadores seguirá recibiendo, ahora desde su seguro de cesantía, una cantidad mensual que le hace difícil vivir dignamente junto a su familia.Si ya es complejo vivir en lo que algunos llaman «condiciones normales», ahora resultará prácticamente imposible hacerlo.No solo no existen las  condiciones para que el pago de ese 70% de la remuneración sea fluido y a tiempo, también están las enormes dificultades para la movilidad y desplazamiento de miles de personas que buscarán, de una u otra manera estos recursos para sobrevivir, y agreguemos a ellos precios especulativos, alzas en los artículos de primera necesidad, bajas existencias, entre otras.Ciertamente que la ley tiene un tiempo determinado, pero se deja abierta la puerta para tiempos futuros, en los que podrán desatarse nuevas pandemias o catástrofes y ya se contará con una herramienta que legaliza una práctica diaria y permanente del capital. Hacen caer los costos en los hombros de los que menos tienen.

2.- Y es aquí donde debemos hacernos la autocrítica. Hasta ahora solo respondemos a lo que resuelve el capital y sus servidores y generalmente lo hacemos con consignas y discursos encendidos, sin agregar el necesario llamado a los trabajadores para que desarrollen organización, así como nuestro trabajo para que la organización florezca. Así como vamos solo nos da para reclamar que nos están acabando.Y también la lucha de los organizados debe dar un vuelco, basta de adornitos en los contratos colectivos, hay que demandar aquello que es más importante y urgente.En la crisis que vivimos ahora todos los organizados deben demandar de la patronal la mantención del empleo y la remuneración.Si los patrones no pueden o no quieren asumir el costo por estos meses con las ganancias que les generamos por años, que al menos se allanen a un acuerdo que permita mantener los sueldos y devolver las horas que no vamos a trabajar ahora, cuando se recupere la normalidad y no más allá de 2 horas sobre la jornada normal.Sabemos que esto es posible de conseguir con un sindicato aceradito y bien parado y ahí está el desafío del que debemos hacernos cargo. Y si no lo tenemos hay que construirlo, pues si con la crisis la estamos pasando mal, lo que viene después de esta es peor.Corresponderá a estos sindicatos, los existentes y los que se van a constituir, la defensa irrestricta de los derechos de sus representados.Ya se debe estar estudiando la elaboración de proyectos colectivos futuros, en los que se establezcan resguardos ante potenciales crisis.El dinero que dejamos de percibir ahora debe ser recuperado en las próximas negociaciones colectivas.Debemos estar convencidos de esto.

3.- La ley aprobada contó con los votos a favor de varios defensores de los derechos del pueblo y los trabajadores y eso no puede ser pasado por alto, toda vez que tienen la facultad, al menos, de no aceptar leyes que lesionen los pocos beneficios de que disponen millones de asalariados.Desde los 90 del siglo pasado que vienen aplicando la lógica del mal menor y ya es momento de comenzar a repudiarlos abiertamente, lo mismo con aquellos que se abstienen pues son aún más cobardes al no querer mojarse el potito.Es la lógica del mal menor – avalada por un sindicalismo entreguista y deshonesto que debe estar detrás de esta ley anti trabajadores – la que permitió poner término a los grupos de trabajadores que se podían unir para negociar colectivamente. Si la norma hubiera estado vigente pudimos haber dotado de fuero a miles de trabajadores durante esta crisis y buscar mejores soluciones que las que hasta hora se han acordado.

4.- La invitación entonces es a no bajar la guardia, ni creer que todo no está perdido.Que esta crisis rompa con esas creencias de que hay patrones malos y buenos, que somos colaboradores y no trabajadores, que  formamos una familia junto al patrón, que nos desvinculan no nos hechan.Todas son patrañas, en esta pelea contra el capital debemos tener claro a qué aspiramos y sobre eso organizarnos y lucha.

MANUEL AHUMADA LILLO

Presidente Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores

Secretario C.G.T. CHILE

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios