Extracto Entrevista Vocera Laicos Concepción….

0
22
Los hijos e hijas de sacerdotes, las otras víctimas
De los casos más aborrecidos para quienes se sienten cristianos, desconocido hasta el momento por otros, son los hijos e hijas de sacerdotes. Las mujeres fueron manipuladas de tal manera que nunca se ha sabido algo de esas vidas. Se vive en silencio. Carol Crisosto sabe que muchos sacerdotes viven una doble vida. Ha escuchado de casos en el que “el papá va a ver al hijo los fines de semana, en un pueblo aquí cercano y jamás dio la cara. Entonces estos hombres son además cobardes… Aquí hay gente que vive con doble vida feliz. Hay un cinismo y eso no puede pasar. Todos me dicen “déjalos” pero no, porque cuando hay hijos e hijas de por medio eso cambia, hazte responsable. ¿Cuántas mujeres han demandado por pensiones de alimento y ahí están?”.
Crisosto desconocía que alrededor de su lucha contra abusadores y encubridores, se estaba generando y construyendo un alo de seguridad y confianza. Víctimas esperanzadas por sentir apoyo, comenzaron acudir a ella para ser escuchadas. “No sé qué dije, ni qué hablé, pero de pronto alguien dijo ‘yo confío en ella’, y empecé a recibir testimonios de personas que han estado sufriendo con lo que ha pasado, testigos de primera línea, o personas que sí han sido acalladas por decir la verdad, que no pueden hablar porque no hay apoyo adentro”. Los testimonios de las personas que han confiado en ella reconocen estar atados de manos porque los sacerdotes no permiten que otros casos salgan a la luz.
Reconoce que intenta trabajar con las personas que se sienten víctimas de la iglesia. No se considera una experta. Dice que no cuenta con las condiciones para solucionar los problemas, pero sí tiene contactos para quienes lo necesiten.“He recibido testimonios, con mucho miedo, de mujeres que acompaño para que ellas mismas decidan cuándo y cómo hacerlo (denunciar) para no entorpecer esta acogida porque si presionas se alejan, es un trabajo bien delicado y profundo”, aseguró. Cree que lo que estas personas necesitan es un hombre o una mujer de iglesia que les crean. “Como Iglesia no estábamos creyendo en las víctimas y las estábamos juzgando de alguna manera con nuestro silencio”.

No hay comentarios