EstadisticasNoticias

PULSO SINDICAL Nº 360 DEL 11 AL 31 DE JULIO DE 2018



Las
vacaciones de invierno son un momento de pausa para millares de
estudiantes en todo el país. Momento que los padres aprovechan para
evaluar y corregir, planificar la segunda parte del año y si es posible
descansar por algunos días. Esto último, que debiera ser un derecho
irrenunciable, regularmente se ve impedido por el factor económico.


Cuando
resolvimos construir el Centro Recreacional Rene Rosales Peña, teníamos
en mente que también pudiera ser ocupado por familias de trabajadores
durante el feriado de vacaciones de invierno. Y vaya que está resultando
exitoso.


Esta
últimas 2 semanas y pese a la cantidad de dramas con que cargamos en el
movimiento sindical – abusos, discriminaciones, despidos injustificados
y un cuanto hay – tuvimos a 10 familias disfrutando de nuestro lugar de
descanso en Ventanas, comuna de Puchuncavi. Es difícil luchar contra
los abusos, de eso no cabe duda, pero nadie podrá impedir al trabajador
organizado generar sus instrumentos para que derechos como el descanso y
el relajo, no dependan de si tienen o no dinero disponible.



Hemos
generado un buen equipo de trabajo que recibe y atiende a quienes
llegan. Confort y comodidades a nivel de varias estrellas y lo que es
más importante a bajos precios y con facilidades para pagar las reservas
de cabañas. Nadie que quiera ir queda afuera.


En
estas 2 semanas compartimos con quienes se tomaron unos días de
descanso. Aprovechamos de supervisar la construcción de la cabaña 7 así
como la implementación del salón de actos, que no solo permitirá a cada
cabaña contar con un espacio para disfrutar sus alimentos y reposar,
sino que también contarán con una biblioteca y un espacio para disfrutar
de buen cine, además de juegos para niños y adultos.




No
es cierto aquello de que los trabajadores no financian a su
organización. Solo dudan de hacerlo cuando no está claro en que se
invierten los recursos. 


Todos nuestros socios saben que en la habilitación de la sede central se han  invertido
más de 50 millones y que cuentan con espacio para trabajo de asambleas,
reuniones de directorios, sala de capacitación y asesores legales,
previsionales y contables, además de una radio por internet que cada día
aumenta y aumenta su audiencia.


En
el Centro Recreacional la inversión se acerca a los 100 millones, pero
esto ha permitido entregar a cada socio que hace uso de las
instalaciones un lugar amplio y buen cuidado, en el que cuentan con todo
aquello que les permite disfrutar de algunos días de descanso que
tienen bien ganado , junto a sus familias.




Nuestra
CGT es muy directa y a veces incomprendida, pero seguimos manteniendo
la costumbre de llamar a las cosas por su nombre, aunque eso a veces
implique pagar altos costos.


Tenemos un profundo amor por la causa de la clase trabajadora  y
hacemos todo aquello que se pueda, para devolver al asalariado la
confianza en que con la organización y la lucha es posible avanzar en la
concreción de los sueños.


Los
que no crean esto deben darse una vueltecita por nuestra sede social y
por el Centro Recreacional para constatarlo. Todo lo que hay en estas
instalaciones está a disposición de los trabajadores, pues fue con sus
recursos que se pudieron concretar.








***************


Por eso asumimos la resolución de avanzar hacia la construcción de una Central Clasista.


Lo
decidimos en el 2004, y aunque hasta entonces aún sentíamos que era
posible soñar con una Central Única, la entrega de la oreja al modelo y
sus administradores de parte de un sector del sindicalismo, nos ha
indicado que hay que marcar muy bien los énfasis para dejar claro en
donde estamos y porque.


Más
de 70 acuerdos de asambleas, en diferentes regiones, han ratificado
esta decisión de la CGT. Solo un sindicato en Paillaco a expresado,
según su presidente, que hablar de clasismo es algo retrogrado e incluso
ha insinuado una posible desafiliación.


Si
es decisión de los trabajadores están en su derecho. Si solo lo piensa
el dirigente, es momento de invitarlo abiertamente a discutir con los
socios.


No
somos nosotros quienes inventamos la sociedad de clases. El abuso, la
explotación, el nulo respeto a la legislación que ellos y todos los
trabajadores reciben de parte del empleador, son un indicativo de que un
sector de la sociedad no quiere que los trabajadores se dignifiquen y
disfruten de los frutos de su trabajo.


Para revertir este cuadro, el primer paso es declararse parte de la clase trabajadora.




Y
que quede claro. No aspiramos a un instrumento que sea reconocido por
patrones y gobiernos. No nos interesa la legalidad del modelo, pues es
esa legalidad la que nos tiene esclavizados. Es este modelo el que
promueve leyes aberrantes, leyes que son sancionadas por parlamentarios y
gobiernos que dicen ser y no son.


Requerimos
de una Central independiente y autónoma, legal en cuanto a que quienes
la compongan sean instrumentos verdaderos, que coticen mes a mes y cuyos
socios tengan la potestad de elegir a sus dirigentes, pero
absolutamente independiente de las normas que los gobiernos del capital
han instalado.



***************



Gran
sorpresa provocó por estos días la invitación a realizar una
manifestación en contra del “director del trabajo patronal”, luego de
que las últimas resoluciones de dicho funcionario de gobierno, van
haciendo aún más mala la mediocre reforma laboral aprobada hace un año y
fracción. Un Director del Trabajo Patronal, como si los anteriores no
hubieran sido pro empresa.


Harto
triste resulta constatar el desconocimiento de algunos dirigentes
sindicales. Como no saben que el anterior director del trabajo, el del
gobierno de la Nueva Mayoría – burócrata apellidado Melis – acogió una
solicitud de los patrones hoteleros y quitó a los trabajadores de este
sector la pertenencia al N° 7 del artículo 38, para privarlos de
derechos que por años les fueron reconocidos.


Una
de las pocas autoridades de gobierno en el plano laboral que merece
respeto es la señora María Ester Feres, no solo porque apoyó muchas
solicitudes de organizaciones de trabajadores, sino también porque
cuando la mediocridad del gobierno le impedía avanzar más, se tomaba el
tiempo y nos entregaba las argumentaciones.




Las leyes laborales dejan claro el carácter de clase del gobierno y del Parlamento y nuestro rol es claro y concreto.


Debemos
luchar contra eso con todas las herramientas de que dispongamos, sin
ignorar ni por un momento que la primera de todas es la organización.
Sin organización, solo estaremos haciendo saludos a la bandera. Y esos
no sirven a estas alturas del partido.



***************


Lo
anterior a propósito del famoso estatuto laboral juvenil, una más de
las banderitas de flexibilidad y explotación de fuerza de trabajo que se
han levantado y que cuentan con entusiasta apoyo en el parlamento.


Pero
seamos honestos y claros en algo. No es la primera ni será la última
ley que busque abrir las puertas a más y más explotación, utilizando en
este caso como subterfugio aquello de que es una norma para jóvenes
estudiantes, hasta una fecha ya determinada.




Normas
como las que en este estatuto laboral se plantean, ya son normas
legales que aplican a millones de asalariados. No es ningún secreto esto
de que no tendrán días domingos libres, la ley hace decenios que
exceptúa del descanso dominical a miles de explotados e incluso
estableció hace poco normas para que trabajadores y empleadores puedan
acordar una distribución de los domingos libres.


Como
si fuera de creerse eso de que “las partes podrán acordar” cuando hasta
el más lego sabe que los patrones tienen la sartén por el mango.


Y eso de los turnos cortados?


Por
años reclamamos contra esa arbitrariedad en la gastronomía y la
hotelería y resulta que hoy, por mandato de ley, el turno se puede
cortar a todos los trabajadores de un establecimiento, regalo de los
parlamentarios de todos los partidos, cuando dictaron las normas
especiales para los trabajadores del turismo.



***************


Por
estos días termina la teleserie del Ingreso Mínimo y tenemos de nuevo a
los mismos de siempre apoyando las propuestas de los mismos de siempre.


Ni los parlamentarios ni los dirigentes de la CUT tienen idea de lo que sufre día a día un trabajador con
el salario de porquería que recibe. Pero ellos hacen gárgaras con la
palabra trabajador, como si eso bastara para ponerles del lado de los
explotados.


No solo  tendremos
un resultado mediocre – un monto que no dejara conforme a nadie – sino
que seguiremos siendo testigos de la inequidad que caracteriza a la
sociedad de clases. 


Y
es que quienes fijan este guarismo, no solo se pasan por el aro las
necesidades de miles de familias. También discriminan. El ingreso mínimo
no es la base sobre la que se genera una política de remuneraciones. 


Efectivamente. No
solo tenemos el pago de un % del IML a quienes trabajan jornadas de
tiempo parcial, toda vez que también reciben menos de este monto quienes
tiene menos de 18 años y aquellos que superaron los 65. 




Así las cosas solo queda reiterar el llamado a organizarse.


Nada cambiará sino hay pueblo en la calle demandando cambios.




MANUEL AHUMADA LILLO



Presidente C.G.T. CHILE
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios