Aurora Roja N°93

0
44
AURORA ROJA N°93
RESUMEN SEMANAL

¡Cuando las mujeres avanzan, ningún pueblo retrocede!

El Mayo Feminista llegó para quedarse. Así lo han dejado claro las más de ciento cincuenta mil estudiantes que en una jornada histórica el día de ayer tomaron las calles coronando una escalada de tomas y paros que desde hace algunas semanas arrasan facultades y liceos en todas las regiones del país y que a la fecha se cifran en alrededor de sesenta.

La valiente denuncia de diversos casos de acoso y abuso sexual, la arremetida contra los derechos reproductivos de la mujer y diversas manifestaciones de naturalización de la violencia de género durante los últimos meses han detonado la coyuntura. Los espacios educativos que diversos sectores habían dado por muertos o subyugados a las fraguas parlamentarias han sido levantados rápidamente por un movimiento feminista que ya acumula años de politización, rearme teórico, construcción de redes de sororidad y procesos de lucha parcial contra diversas expresiones del sistema patriarcal en el mundo educativo. Este 16M la memoria histórica, la rabia y la organización de las mujeres finalmente han hecho erupción.

En el corazón de la protesta se apunta sin titubeos tanto a la violencia machista como a la discriminación de género y, especialmente, a la institucionalización de ambas en el sistema educativo nacional. Desde todo el territorio, jóvenes mujeres respaldadas en la gran mayoría de los casos por académicas y trabajadoras de la educación han levantado una sola voz para poner fin a la educación sexista hoy produce y encubre el acoso, el abuso, la discriminación, y otras múltiples formas de violencia de género. Proyectando desde ya una sombra violeta sobre la cuenta presidencial del primero de junio, distintas vocerías sostuvieron durante la jornada de protesta que el actual proceso de movilización nacional no cederá hasta garantizar pisos mínimos para la construcción de espacios educativos seguros, lineamientos formativos no sexistas y protocolos de respuesta contra el acoso sexual efectivos, accesibles, veraces y reparadores.

La miopía y soberbia del gobierno así como el arrojo y valentía de las jóvenes herederas del feminismo histórico hacen inevitable comparar la actual coyuntura con aquella vivida desde los primeros meses del año 2011, proceso del que también son protagonistas. Y con las experiencias de lucha del pasado a la vista, hoy sabemos imprescindible enfrentar la represión con autodefensa y solidaridad. Los intentos de captura y los cantos de sirena desde el Estado, con más movilización, autonomía y democracia. Los esfuerzos por callarnos, por llamarnos al orden y marginalizarnos de nuestro pueblo, con más desarrollo programático para llegar a la amplia mayoría de mujeres trabajadoras y populares que sin poder adherir por ahora a la lucha, adhieren desde ya a la causa que sostienen sus hijas y sus hermanas.

Con el valiente movimiento de mujeres y en la irrupción del feminismo se abren también nuevos horizontes para todo el movimiento social y sin duda, nuevas esperanzas de un mundo nuevo para todas y todos.

A 70 años de la Nakba, seguimos exigiendo una Palestina Libre

La muerte de palestinos sigue siendo pan de cada día en la “Tierra Santa”. La Nakba – que significa catástrofe – comenzó el 15 de mayo de 1948, un día después de la creación del Estado de Israel.

La Nakba significó cambio de colonizador. Los últimos habían sido el Imperio Británico que constituyó el Mandato Británico sobre Palestina, luego de vencer al Imperio Turco-Otomano en 1918 (por eso a los árabes que llegaron a Chile después de la Primera Guerra Mundial se les llamaba “turcos”). Pero esta colonización fue mucho peor que las anteriores: los expulsó de sus tierras, para iniciar una marcha sin retorno. Más de 800.000 palestinos fueron expulsados de sus casas y obligados a vivir en el exilio eterno.

Fuera de toda normativa del Derecho Internacional, la colonización sionista se extendió sobre el Territorio Palestino sin césar, y continúa hasta hoy. En 1967 se ocupó todo el territorio palestino: Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén. Con el pasar de los años no sólo bastó la ocupación militar, sino también la construcción de colonias ilegales en territorio ocupado se fue extendiendo, en las cuales viven civiles que son defendidos por el Ejército de Israel.

Sorprende como siguen llamando a Israel la “única democracia de Oriente” cuando tiene un sistema deapartheid para la población palestina, tanto dentro de las fronteras de lo que se denomina como Israel y también en Cisjordania, Gaza y Jerusalén. Esta nomenclatura de las zonas palestinas por separado no es casual, pues es prácticamente imposible hablar de un Estado Palestino propiamente tal.

Este sistema de colonización en pleno siglo XXI que debiera desatar la indignación mundial ha tenido un efecto contrario en la “Comunidad Internacional”, la cual es cómplice y en gran medida avala la actitud de Israel hacia el pueblo palestino. Incluso peor: este lunes 14 de mayo Estados Unidos trasladó su Embajada a la ciudad de Jerusalén, al igual que sus lacayos de Paraguay y Guatemala.

A pesar de ello, el Pueblo Palestino resiste, aunque muertes le cueste. Este lunes de sangre, el Ejército de Israel tiñó sus manos con 55 muertes y más de 2.700 heridos. Acciones de “auto-defensa” le llaman. Las piedras son devueltas con balas.

Este 15 de mayo llamamos a solidarizar con la legítima resistencia del Pueblo Palestino y a luchar por su liberación nacional.

La crisis de la Iglesia Católica

Todos los Obispos de Chile pusieron sus cargos a disposición – que no significa renuncia – del Papa Francisco. Así, luego de que les fuera imposible seguir escondiendo bajo la alfombra la complicidad de la Iglesia Católica chilena con las decenas de casos de abusos sexuales, el Papa se vio obligado a hacer un “gesto” para contener la crisis que atraviesa la Iglesia Católica en nuestro país.

Pero esta crisis no sólo es producto de los casos de abuso sexual, sino que es una crisis que se arrastra desde hace años. La renuncia masiva no es causa, sino consecuencia. El fortalecimiento de sectores de élite y sumamente reaccionarios al interior de la Iglesia Católica, como el Opus Dei y Legionarios de Cristo, fueron desplazando a los sectores populares. Las comunidades de base y curas populares son prácticamente inexistentes, siendo una excepción los Aldunate y Puga, predominando los Karadima, Errázuriz y Ezzati.

En estos años la Iglesia ha destacado por el encubrimiento de casos de abuso sexual por sus sacerdotes y por su férrea oposición a legislación que garantiza derechos humanos, como el aborto en tres causales y la Ley de Identidad de Género. Por el contrario, guarda un cómplice silencio frente a los abusos de mujeres, niños y niñas, inmigrantes.

Sin duda, esta solicitud del Papa para que los Obispos dejen sus cargos a disposición es un golpe gigantesco. Probablemente, gran parte de los obispos cambien y la imagen mediática de la Iglesia comience a mejorar. Sin embargo, esto no será suficiente para la recuperación de la Iglesia ni de la comunidad católica. La pérdida de terreno ante comunidades evangélicas pareciera ser irreversible.

Lo viejo parece estar destinado a morir, incluyendo a la Iglesia Católica. Quizás queden años de agonía, pero ya no retomará su sitial como el Partido del Orden en Occidente.

Este número incluye:

No hay comentarios