Aurora Roja N°84

0
197

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN CHILE

Ha pasado una semana desde los resultados electorales. Los grandes triunfadores de la jornada fueron la derecha política y empresarial, que venlegitimada en las urnas su proyecto de país. La Concertación/Nueva Mayoría sigue sin saber qué hacer: los Demócratas Cristianos, encabezados por Mariana Aylwin, ya están corriendo a las manos de la derecha, mientras que Alejandro Guillier y su comando siguen buscando a los responsables de la derrota y prometen una oposición “constructiva”. Algunos sectores, como el Partido Comunista – seguidos por los “sectores progresistas del PPD y PS – ya comienzan a mirar hacia el Frente Amplio, aunque pareciera que en miras de obtener el control de la Cámara de Diputados y ganar las elecciones de Gobernadores en 2020 en lugar de pretender realizar transformaciones al modelo. El Frente Amplio aún no es claro respecto a su relación con la Nueva Mayoría y la izquierda rebelde y no tan rebelde anuncia oposición desde la calle. Un análisis más detallado pueden encontrar en artículo titulado “Triunfo electoral de la derecha: ¿Qué se viene?”, publicado por Aurora Roja.

Cabe destacar la publicación de El Mercurio, en su edición dominical, en la cual mostró los resultados de la Encuesta Generación Empresarial, realizada por ellos mismos. El resultado general: esperan que sus privilegios se mantengan tal como está. En el mejor de los casos, esperan realizar reformas a la estructura tributaria y a la institucionalidad medioambiental, con la excusa de “aumentar la inversión y el crecimiento del país”. Los sectores más progresistas del empresariado plantean como prioridad una reforma a las Isapres y a las pensiones, antes de que “estalle la calle”. Lo interesante es el resultado de los mayores riesgos que el empresariado cree que enfrentará el Gobierno de Sebastián Piñera: más de un 60 por ciento cree que será la “presión de la calle” en materias de pensiones, gratuidad en la educación, reforma constitucional, reforma al sistema de salud, entre otras. Será tarea de los movimientos sociales no defraudar el miedo de los empresarios.

LUCHA CONTRA LA REFORMA AL SISTEMA DE PENSIONES EN ARGENTINA

Este martes de 19 de diciembre el grupo parlamentario de Mauricio Macri, con votos del Partido Justicialista de Cristina Kichner, aprobaba la Reforma Previsional, rechazada por la amplia mayoría del pueblo argentino.

Las plazas y calles se llenaron de manifestantes, jóvenes y viejos. En la noche, la movilización se trasladó a los barrios populares, tanto en la capital como en las provincias de Argentina. Los cacerolazos y gritos en contra el recorte de pensiones se escucharían en todos lados. Al igual que en 2001, cuando Fernando de la Rúa se vio obligado a escapar en helicóptero de la Casa Rosada, el pueblo argentino se tomó las calles. Pero no ha sido suficiente. La única respuesta del Gobierno fue la represión, incluyendo balas de perdigones que dejaron heridos a varios manifestantes.

Los medios de prensa argentinos y latinoamericanos, a diferencia de su rol en las protestas en Venezuela, criminalizaron a los manifestantes. En lugar de tratarlos como heroicos luchadores por la protección de sus derechos, hablaban de criminales armados que sólo destruían y saqueaban las ciudades argentinas. La “comunidad internacional”, al igual que con Honduras, prefirió callar y esperar a que las manifestaciones se apaciguaran por desgaste.

En el movimiento popular se habla de tiempos de resistencia. Esta es la primera contra-reforma aprobada por el Parlamento de Macri, después de triunfar en las elecciones legislativas del 22 de octubre, y se espera que continúen con una contra-reforma tributaria y otra laboral, que sólo generará beneficios para las élites argentinas, de las cuales Macri es fiel representante. Esta jornada de movilizaciones fue una batalla perdida para el pueblo argentino, pero puede transformarse en el primer paso a una desestabilización del Gobierno de Macri, transformándola en una victoria pírrica para el oficialismo. Todo está por verse.

ACUERDO ENTRE CORFO Y SOQUIMICH: PIERDE EL PUEBLO DE CHILE

Esta semana se está terminando de cocinar el Acuerdo entre la Corfo y Soquimich, el cual permitirá que esta empresa – vinculada a casos de corrupción en la política nacional – siga explotando el Salar de Atacama hasta 2030.

El contrato entre Corfo y SQM se encontraba incumplido en diversos aspectos – incluyendo financiamiento ilegal a la política e infracciones a normativa medioambiental – lo cual le permitía a Corfo exigir el término anticipado de explotación del Salar de Atacama. De todas formas, Corfo planteaba que la explotación se iba a terminar de todas formas en 2023, según la extracción proyectada.

¿Qué significa este Acuerdo? SQM sigue siendo el líder mundial en la explotación del litio, Julio Ponce Lerou – ex yerno de Pinochet – mantiene un 30% de la propiedad, pero no podrá seguir figurando como director. Formalmente no tendrá injerencia en las donaciones que puede realizar la empresa ni en la definición de contratos con partes relacionadas. Sin embargo, mantiene el 30% de la propiedad, por lo cual podrá materialmente seguir gobernando la empresa.

El Gobierno de Bachelet, representado en este caso por Eduardo Bitrán, cede una vez más al empresariado. En lugar de poner fin al contrato, como la ley lo permitía, prefieren seguir entregando a privados la explotación del litio chileno en el Salar de Atacama, en lugar de explotarlo a través de Codelco; le permiten a Ponce Lerou seguir enriqueciéndose con el litio y aumentándole la cuota de extracción para asegurar que el contrato durara hasta 2030, y no hasta el 2023 como estaba proyectado.

Este número incluye:

No hay comentarios