EstadisticasNoticias

PULSO SINDICAL Nº 283 – DEL 16 AL 22 DE JUNIO DE 2015

Y se cumplió la primera
parte del acuerdo CUT Nueva Mayoría, que establece las reformas
laborales de las que se hará cargo este gobierno y que han sido
presentadas como el inicio del desmontaje del “Plan Laboral” de la
dictadura.


No vamos a perder el
tiempo rememorando lo que hicieron o no hicieron los honorables en el
parlamento, el gobierno y el sindicalismo oficialista, durante estos
meses. A fin de cuentas aún faltan los enjuagues del Senado, que
probablemente mantendrán o modificaran levemente lo acordado en la
Cámara de Diputados, faltando solo saber si dichos cambios serán a favor
o en contra de los abusados.

Cualquiera sea el caso,
téngase claro que se instalan como otro instrumento de abuso “los pactos
de adaptabilidad”, que podrán llevar a una persona a trabajar mas de 2
horas extras diarias, e incluso 7 días continuos perdiéndose con esto
garantías mínimas, que tenían decenas de años de vigencia.


Aunque desconocido aún
en su culminación, el proceso de reformas laborales no augura nada nuevo
para la clase trabajadora, lo que por lo demás es absolutamente acorde
al modelo de explotación de la fuerza de trabajo que se aplica en
nuestro país.

No debemos olvidar que
en paralelo se está discutiendo en la Comisión Trabajo del Senado, el
proyecto de ley que cambia condiciones laborales para los trabajadores
del turismo (aprobado unánimemente en la Cámara) y que trae como gran
premio para la patronal, la legalización de los turnos cortados,
instrumentos que permitirán jornadas diarias de 8 horas en 2 turnos,
interrumpidas por hasta 5 horas entre un turno y otro, instrumento que
podría incorporarse perfectamente en los pactos de adaptabilidad.


Momento de insistir ante los trabajadores en que hay que dejar de creer en los mismos de siempre.


Los que gobiernan se han
hecho de la administración del poder con mentiras, por lo que  seguirán
prometiendo lo que son incapaces de hacer. En el mismo momento de que
hagan los cambios mínimos que se requieren para dignificar a los
abusados, su sistema comenzará a hacer agua. Y ya han demostrado que no
están dispuestos a renunciar a sus granjerías.



No nos queda pues nada más que organizar.



Organizar el estudio y
el conocimiento de derechos básicos irrenunciables, porque solo de esa
manera será posible que los trabajadores se decidan a elaborar su
petitorio y a exigir respuestas al mismo.


Organizar el descontento, de manera tal que cuando se desarrollen acciones de todo tipo, sean seguidas y/o apoyadas masivamente.
Organizarse para disputarle todos los espacios a los corruptos, a lo mentirosos, a los que transaron o se entregaron al modelo.

En uno de los muchos
comentarios que se reciben al Pulso, un compañero me invita a no ser tan
duro con aquellos que hicieron un aporte en su momento, que valore a
los que se  la jugaron en dictadura.


Seguramente al leer este comentario,  él y algunos más pensaran nuevamente lo mismo.

Le he respondido y les
respondo pensando en los que pierden el trabajo, delatados en su intento
de hacer sindicatos y los que están en las listas negras.


En aquellos que
murieron, fueron perseguidos, debieron exiliarse y no han podido
retornar, en lo que viven en condiciones desmejoradas o con pensiones
miserables, pero aún así se resisten a ser cooptados por el modelo.

“No se puede decir las cosas de otra manera que no sea con la verdad y esta muchas veces es dolorosa.



Los sueños, los
anhelos no se abandonan, por muy lejos de la realidad que pudieran
estar, mas aún si ellos han sido heredados de otros que se fueron sin
verlos concretados, pero ciertos de que la siembra no fue en vano.


Los pasos que se dan
para la concreción de las aspiraciones pueden diferir unos de otros,
pero jamás dados sobre la negación o el desconocimiento de la historia.”

En lo que si hay que ser
categórico, es en dejar en claro a este y a otros compañeros, que aquí
no hay mesianismo ni cuestiones personales.
No solo en la CGT y en
quienes estamos siendo parte de su directorio existe esta convicción.
También la vemos en quienes hacen esfuerzos en las diversas
organizaciones que componen el CIUS, además de los miles que se la
juegan diaria e intensamente en múltiples organizaciones sociales y
políticas.

Se hace urgente entonces no solo reiterar el rechazo a reformas laborales que no resuelven el drama diario de la clase.

Hoy mas que nunca hay que avanzar en el Pliego de los Trabajadores.
El CIUS ya hizo algunos avances en el recién pasado primero de mayo, al recoger las demandas mas sentidas de los abusados.


Lo que ahora nos falta
es definir la propuesta inicial, aquella que puedan tomar los
trabajadores en todo lugar, cumplan o no con los quórum que
arbitrariamente se busca establecer para permitir la negociación
colectiva.


Es decir una propuesta básica que sirva de detonante a un arrasador proceso de organización.


Locomoción y colación diarias.


Gratificación Garantizada.


Reajustabilidad anual según el IPC


No pago ni descuento del Seguro de Cesantía. Lo demás lo irá entregando la organización.

En la CGT hemos asumido
esto como una obligación del momento. Lo postularemos en el CIUS y desde
ya invitamos a todos aquellos que no están organizados a desprenderse
del miedo.

Lo habrán leído más de
una vez en este Pulso y seguirá apareciendo hasta que los millones de
indecisos se resuelvan a luchar por lo mínimo que les corresponde para
llevar una vida mas digna.


MANUEL AHUMADA LILLO
Presidente C.G.T CHILE
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios