Pulso Sindical 344

0
35

Octubre está marcado por fechas señeras que siempre deben estar en el corazón, no solo de los trabajadores, sino de todos aquellos que sueñan y luchan por una sociedad más justa y digna.

El Día de la Memoria y el Compromiso Sindical fue una resolución del XI Congreso de la CGT y es asumido también por el CIUS y sus organizaciones. Tiene por objetivo recordar a todos aquellos luchadores públicos y anónimos que, dejando de lado muchas veces hasta su bienestar, se la han jugado por los derechos de la clase trabajadora.

Se conmemora el 6 de Octubre pues este es el día en que en 1973 son fusilados 11 obreros ferroviarios en el Cerro Chena de San Bernardo y este año fue recordado con la tradicional romería nocturna del CIUS en el Cementerio General de Santiago y un acto solemne el 7 de octubre, en el mismo lugar donde estuvo ubicado el centro de detención y tortura conocido como “la casa del techo rojo”.

Debemos avanzar hacía el momento en que en todos los lugares de nuestro país se recuerde con emoción y alegría, a las y los dirigentes sindicales y a todos los sindicalistas que han dejado su vida  sirviendo a la clase trabajadora. Los trabajadores honramos a nuestros héroes y nos comprometemos solemnemente a continuar su tarea. 

El nivel de compromiso de cada quien será lo que marque el resultado final de nuestra cruzada liberadora, pero no cabe duda que en la medida en que se desarrolle y extienda la organización y la convicción clasista, estaremos más cerca de la concreción de todos nuestros anhelos.

 

Violeta Parra nació el 4 de Octubre de 1917 y pese a sus dificultades y carencias, propias de la vida de nuestro pueblo en el siglo pasado, se esmeró y trabajó duro por desarrollar una cultura que no renegara de las verdades y realidades del pueblo.

Por lo mismo fue denostada en vida, se le cerraron miles de puertas, se le negaron montones de espacios para poder exponer y expresar su arte. Sin embargo nunca bajó los brazos y pese a dolorosas perdidas, incluida una de sus hija cuando estaba en gira por el exterior, no bajó la guardia y les dijo “por las de tu madre” a todos aquellos que quisieron ponerle un margen a su trabajo.

Puso fin a su vida un día de Febrero de 1967, y lo hizo sin transar un ápice en su ideario.

Muchos que la negaron hoy le rinden tributo, reproducen sus discos – negándole aún el espacio a temas como “Yo canto a la diferencia”, “Hace falta un guerrillero” y “Miren como sonríen” entre otros, todos temas que explican al pueblo claramente las diferencias de clases y le señalan un camino para salir del pozo.

Por eso no nos importan mucho las impostaciones de tantos en este centenario. Más nos motivan los miles de homenajes frutos de la memoria popular, porque Violeta es del pueblo y vive en él. El llamado entonces es no solo a disfrutar del canto, las escrituras,  pinturas y las arpilleras de esta mujer maravillosa, sino también  a asumir la invitación que ella nos hace a luchar por cambiar el mundo.

 

Hace 50 años, un 9 de octubre le fue arrebatada la vida a Ernesto Che Guevara.

Como cada año nuevamente se habló mucho de sus luchas, de su actitud, de su ejemplo, así como de las propuestas y sueños.  Se llenaron varias hojas de periódicos en saludo al guerrillero heroico y su causa, e incluso se sacaron revistas con ediciones especiales.

Hubo actos solemnes, concentraciones, fueron muchos los muros pintados, se hicieron arengas y se tomaron compromisos en los más variados lugares, demostración clara que el comandante estás entre nosotros. No obstante, yo sigo creyendo que algo falta.

Partamos por el compromiso con los más oprimidos, las renuncias a todo aquello que no esté vinculado a la lucha por la sociedad nueva, la convicción de que si se lucha se puede lograr cambios, cuya profundidad siempre estará vinculada al grado de compromiso con la clase.

El Che vive, qué duda cabe, pero como con Violeta no deben vivir solo para las conmemoraciones, ni ser recordados en discursos y carillas que luego se lleva el viento.

El compromiso con ellos debe ser siempre, todos los días, todos los años.

Los trabajadores organizados, la dirigencia sindical clasista, todos aquellos que creen que se puede construir un mundo mejor, agitamos nuestras banderas, ratificamos nuestros compromisos, seguimos luchando por lo que creemos y queremos.

Siempre hemos respetado todas las ideas y propuestas en beneficio de los trabajadores y a quienes trabajan por ellas. Esto implica también reconocer y saludar cada medio de información y difusión cuyo objetivo es hacer conciencia.

Pero debemos expresar nuestra inquietud por el periódico “La Voz de los Trabajadores“ que es editado por la Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional, y cuyo segundo número nos fue hecho llegar por un socio quien preguntó si tenía algo que ver con nuestro periódico sindical, que lleva más de 10 años de publicación regular, al igual que nuestro programa radial “La voz de los Trabajadores“, en el aire casi sin interrupciones desde el año 2000.

Por lo anterior nos vemos obligados a expresar claramente que nuestra organización CGT, no tiene relación alguna con esta organización que saca un periódico con el mismo nombre con el que por años trabajamos educando a la clase trabajadora.

Es una pena que la creatividad no haya dado para más y ojala con este desmentido nuestro compañeros dejen de estar confundidos.

En lo últimos día de Octubre y los primeros de Noviembre se realizaran diversos encuentros sindicales en el país, en los que se analizaran los documentos emitidos por un colectivo de dirigentes y que apuntan a la construcción de una Central Clasista de Trabajadores.

Serán cientos de dirigentes los que resolverán si es el momento o no para avanzar hacía un Congreso Constituyente de este instrumento de clase. No hay prisas por que la lucha contra el capital es permanente y las huelgas como las del Sindicato Frutales, Sindicato Teatro Municipal y varias más por todo Chile son parte de nuestro diario accionar.

No hay apuro en dar los pasos, por que el fin está claro para todos los empeñados en este afán.

Solo invitar a todos los que leen y difunden elPulso Sindical, a perseverar en la educación de los trabajadores respecto de sus deberes y derechos, insistir en la construcción de instrumentos de organización, y luchar por lo que como pueblo nos merecemos.

MANUEL AHUMADA LILLO

Presidente C.G.T. CHILE

No hay comentarios