¿Hasta dónde puede llegar la maldad humana?

0
24

Fuente: Politika

Publicado en Politika

Los pechoños que se declaran “pro vida” suelen ser indulgentes con los asesinos y los criminales. Es el caso de una pinche candidata de la UDI, Loreto Letelier, oportunamente denunciada por Verónica de Negri, madre del joven Rodrigo de Negri, salvajemente asesinado en el año 1986 por la dictadura de Pinochet. Ni perdón, ni olvido.

Rodrigo Rojas y Veronica De Negri

Rodrigo de Negri, junto a su madre Verónica

¿Hasta dónde puede llegar la maldad humana?


Escribe Verónica Gilda De Negri Quintana – RUT: 4.930.156-1


Ni perdón ni olvido


La candidata de la UDI por el Distrito 9, Loreto Letelier, no solo es ignorante porque parece que no puede informarse, y aparece avalando crímenes tan horrendos que no sólo estremecieron a Chile, sino también al mundo. Es más, usa el mismo lenguaje que usó el siniestro dictador en conferencia de prensa después que mi hijo, Rodrigo Andrés Rojas De Negri, falleciera a consecuencias de haber sido quemado vivo en Los Nogales junto a Carmen Gloria Quintana –que felizmente sobrevivió–, para luego ser abandonado en una zanja en un sitio eriazo de la zona de Quilicura el 2 de julio de 1986.

Doña Loreto, ¿sabía Ud que el gobierno del Presidente Reagan le quitó el apoyo a la dictadura de Pinochet como producto de esta barbaridad inhumana? ¿Se ha informado Ud. de que el Ministro Mario Carroza acaba de entregar el viernes pasado un fallo acusatorio en contra de 13 militares involucrados en este crimen, entre los cuales hay un miembro de altos mandos militares acusado de conspiración?

¿Hasta donde llega su intrínseca maldad? ¿Cuán falsa puede ser usted? ¿Cuánto daño nos quiere seguir causando a las víctimas de mi familia, de Carmen Gloria, a todos los jóvenes que presenciaron el crimen y que después fueron reprimidos y encarcelados por haber prestado testimonio?

Usted nos causa daño a todas las víctimas de la dictadura, ya sean familiares de detenidos desaparecidos, ejecutados, exonerados, ex prisioneros políticos, allanados y a dos generaciones de jóvenes de la edad de mi hijo y de Carmen que fueron afectados por este alevoso del crimen. ¿ Sabe Ud doña Loreto que lo que está haciendo es un crimen por desconocer la justicia y avalar un impresentable Fiscal Militar, que está en prisión por tergiversar y faltarle a la ley?

¿Sabe Ud. que está cometiendo otro crimen por estar ejerciendo tortura psicológica, crimen condenado por la ONU desde 1948? ¿Sabe Ud que la injuria y calumnia a dos jóvenes indefensos es también un crimen?

Usted dice representar la ley, la justicia. ¿Es abogado, no?. Pero sin embargo lo ignora: son muchos los crímenes que Ud. esta cometiendo y por los cuales Ud. debe pagar. Es usted una mujer que no sabe respetar el sufrimiento ajeno, que no respeta la justicia.

Quien, como usted, derrama tanto odio, no puede ser candidata a un cargo tan importante en uno de los tres poderes del Estado y menos representarnos en la Cámara de Diputados ni ninguno otro cargo representativo.

Quienes con amor hemos estado buscando verdad, justicia, el paradero de todas las personas que fueron detenidas y desaparecidas o las mujeres detenidas desaparecidas que acunaban en su vientres a sus hijos, o la verdad del por qué de nuestros ejecutados, presos políticos, allanados, los que no tenemos odio, somos nosotros. Nosotros hemos sido muy bondadosos y bondadosas al darle a los criminales el derecho a esa justicia que nos negaron a cada uno y a todo Chile.

Un pais se construye con amor, verdad y justicia y no con odio que es lo que Loreto Letelier derrama sin siquiera respetar la justicia. Con semejante maldad y desconocimiento de la Justicia Ud. no puede representar a la nación en el Parlamento.

Son muchas las preguntas que asaltan mi mente en estos momentos. Pero por sus declaraciones no la veo capacitada para comprender. Solo deseo que algún día la luz alumbre su cerebro. El amor es la luz, parte de ella nos la da la justicia, la verdad, la reparación, la memoria, el respeto a sí misma y al ser humano. Estas son las formas con las que se construye una nación.

No olvide: EL AMOR CONSTRUYE, EL ODIO DESTRUYE.

No hay comentarios