Pulso Sindical N°341

0
83

PULSO SINDICAL Nº 341 DEL 16 AL 31 DE AGOSTO DE 2017

 

Un nuevo cambio de ministros. Se van los de Hacienda y de Economía, se realizan algunos enroques, entra un par de rostros nuevos y a seguir vendiendo el cuento.

Los actores visibles, ensalzados por los medios de comunicación que a su vez son pauteados por el gran empresariado, lloran o aplauden según el lugar socio político en el que se ubican.

Unos auguran las penas del infierno para el gobierno que ya no es gobierno dicen, los otros aplauden y destacan la firmeza de la máxima autoridad al provocar los cambios, no se puede tener en el equipo a quienes ponen en duda el papel de la directora de orquesta.

¿Cuánto de esto provoca cambios en la relación de los trabajadores con el capital?.

No cometemos un error al decir que para nosotros todo queda igual. No hay ministros mejores que otros, no hay algunos que estén con las demandas de la población y otros entregados al capital. Están todos cortados por la misma tijera.

Lo demuestran al haber aceptado sin chistar una nefasta reforma laboral, porque al fin de cuentas si en algo coinciden todos, es que su rol principal es servir los designios del capital.

No se vaya a engañar alguien con el cuento de que los que vienen están por terminar con las AFP, o que no van  a permitir más proyectos capitalistas que sigan destruyendo el medio ambiente.

Más bien somos testigos de una pelea entre halcones y buitres, solo eso.

 

Por eso nadie puede quedar ausente en las próximas expresiones de descontento ciudadano del Movimiento NO +AFP y ya deben preparar motores para que el plebiscito del 29 y 30 de septiembre y 01 de Octubre, cuente con la participación de millones de voluntades que dicen NO + DE LO MISMO.

Aunque se hace necesario un llamado de atención, o reiterar uno que venimos haciendo desde siempre en nuestro Pulso.

No basta con salir a marchar en domingo, hay que marchar en días hábiles y hay que protestar con todo y todas las formas de lucha, que desde hace tiempo legalizó nuestro pueblo.

Hay que llamar a construir organización a esos millones que marchan pero que luego se van a encerrar en sus islas, como si nada pudiese ser cambiado. Organización popular por la base, en cada barrio, en cada empresa.

Organización es la clave y ya va siendo hora que todos nos pongamos a trabajar detrás del mismo objetivo

Y como cogollo, no olvidar la exigencia de una pensión mínima igual al ingreso mínimo, AHORA. Son miles los hermanos nuestros que van camino de la indigencia, de una ancianidad indigna producto del modelo.

Por ellos no basta solo con marchar.

 

Los camioneros han dado 7 días de plazo al gobierno para que, entre otras cosas, se les ponga vigilancia a sus aparcaderos. Un camión un policía parece ser la consigna de los capitalistas del transporte.

Y los caraduras amenazan con un paro nacional. Que lo hagan pues, están en su derecho. No serán los más pobres los que sufran porque los electrodomésticos y la infinidad de bienes de consumo que ofrece el mercado, no lleguen a sus casas.

Ni siquiera costará mucho hacerse de las pocas mercaderías que se pueden comprar con los escuálidos sueldos que se ganan y generalmente en los almacenes de barrio.

¿Y cuántos años han ido de carencia en carencia, los que menos tienen?

Pero eso sí, a este paro ilegal deben tratarlo como tratan a lo que llaman “alteraciones del orden público”. Trato que ya queda claro recibirán las huelgas que se atrevan a cortar una calle, o a impedir el paso de rompehuelgas. Que salgan a la calle los guanacos y vehículos gaseadores, que la policía agarre a palos a todo camionero que se atreva a alterar el orden interno.

Los “dueños de las carreteras” tienen carta blanca para poner ultimátum a las autoridades y provocar caos contra los gobiernos. Ya lo hicieron con Allende, y contaron con el gentil auspicio de la DC y la extrema derecha.

Ya bloquearon caminos, botaron a las acequias y en despoblado miles de toneladas de alimentos, dejaron podrirse la carne y consiguieron a cambio el gran premio de la dictadura. Eliminaron el servicio de trenes al norte y al sur del país, servicio que hoy las autoridades  buscan desesperadamente reeditar.

Esos son los camioneros, y por la chupalla que se habla de ellos y su sufrir en los medios de comunicación, aunque poco o nada se informa sobre los millones pagados por las empresas de seguros – no olvidar que hay varios casos de auto atentados incendiarios).

Ya es hora que estos medios expliquen de una vez por que los mapuche protestan y accionan. Que nos digan cómo se permitió que tantas hectáreas  de tierras fueran robadas vilmente por los gobiernos, para entregarlas a terratenientes que mataron los bosques nativos, destruyeron la flora y la fauna, porque la voracidad les llevó a llenar la tierra de eucaliptus y pinos.

No más demonizar la lucha del mapuche. Hora de explicar a la población porque el mapuche lucha, que es lo que reclama.

 

Un tipo de 92 años, fue condenado a diez años de cárcel por la muerte de 2 personas en el año 1973. Y saltaron como monos con resortes los críticos de esta pena de cárcel.

Mientras en el mundo aún se encarcela y sanciona a los nazis que tuvieron responsabilidad en la segunda guerra mundial, aquí saltan todos para decir basta ya, que 40 años son muchos y que no se puede maltratar de esta manera a tipos indefensos.

Y el piérdete una del doctor Orozco, saca la voz para justificar y exculpar a su hermano, utilizando las mismas viejas y falsas teorías del milicaje golpista.

“Él me contó que fueron unos líderes de izquierda que iban en la noche a dispararle al regimiento donde mi hermano era comandante nomás en ese tiempo, hasta que los pillaron. Y usted sabe, en el Ejército se cumplen órdenes. “.

Está equivocado el doctor Orozco y todos los que bajo las imágenes de la piedad y el corazón bondadoso, buscan el olvido sin juicio ni castigo.

 

En días pasados se han entregado alarmantes cifras respecto del VIH y como este flagelo está afectando particularmente a jóvenes.

En ediciones pasadas un interesante artículo en Punto Final graficaba los altos índices de consumo de alcohol, también en sectores juveniles. Yo mismo aplica con certeza para el tabaco y las drogas.

Aquí estamos en presencia de una victoria momentánea  del capital y sus servidores, pero no debemos bajar los brazos.

 

Combatir los flagelos del capital – drogas, alcohol, tabaco y promiscuidad sexual, es posible. Solo hay educar a nuestros jóvenes para que de la mano del resto del pueblo, se esmeren en prepararse para la construcción de una sociedad más justa y digna, sociedad que no se construirá en caso alguno en base a los excesos.

 

Al cierre contar que culminó la primera etapa del equipo que analiza la factibilidad de construir una Central Clasista de Trabajadores.

Pudimos dialogar y encontrar elementos en común para concordar una declaración de principios, la plataforma de lucha y los estatutos  

Ahora viene el tiempo de las organizaciones de base, a ellas corresponde analizar, sugerir y concluir.

Lo que es claro es que el instrumento de la clase, debe ser construido por la clase.

Que mejor homenaje a los que dieron sus vidas por la causa obrera, desde hace casi 44 años. Viva la lucha de las y los trabajadores.

 

 

MANUEL AHUMADA LILLO

Presidente C.G.T CHILE 

No hay comentarios