2 años de impunidad, justicia para Nelson Quichillao

0
112

FUENTE:AURORA ROJA

El 24 de julio de 2015 Carabineros de Chile (1)lanzó ochenta y dos granadas de gas y cuatro kilos de polvo lacrimógeno. Disparó ciento veinticinco cartuchos de escopeta antidisturbios de 12mm y ciento cinco cartuchos de escopeta lanzagranadas de gas de 37mm. Además, disparó treinta y tres tiros 9mm desde las pistolas de servicio de tres de los cincuenta y siete efectivos enviados a despejar el acceso a la Mina El Salvador, tomado por los trabajadores subcontratistas del sindicato Geovita tras la negativa de CODELCO y la Asociación Gremial para la Minería y Rubros Asociados (AGEMA) a instalar una mesa de diálogo tripartita para abordar las demandas de mejoras en las condiciones laborales de los mineros.

Uno de los tiros 9mm fue el que quitó la vida a Nelson Quichillao López, trabajador minero desde los 18 años. La bala fue percutida por el sargento segundo Marco Guerrero Martínez, sindicado también por el exdirigente estudiantil Jorge Brito como uno de sus torturadores en un bus policial el año 2013.

Bajo la misma cultura institucional de cobardía e impunidad demostradas en los asesinatos de Manuel Gutiérrez, Alex Lemún, Matías Catrileo y Rodrigo Cisternas, así como en las acciones criminales contra Rodrigo Avilés y Brandon Hernández, el sargento Guerrero declaró en principio no haber hecho uso de su arma de servicio e incluso intentó cubrir el rastro con perfume. A dos años de los hechos, el asesinato de Nelson Quichillao no sólo sigue impune, sino que el principal sospecho sigue cumpliendo funciones en Carabineros de Chile.

En tanto, Richard Bobadilla, exdirigente sindical y trabajador de la división Radomiro Tomic, agoniza tras cumplir esta semana noventa días en huelga de hambre. La desesperada medida se ejerce tras la desvinculación arbitraria del minero y la absoluta indolencia de la cuprífera estatal y el gobierno de Chile.

La tragedia se repite una y otra vez bajo las administraciones civiles del régimen pinochetista. Frente a la democracia protegida de la patronal, la solidaridad de clase, la organización y la unidad son hoy un deber moral de todas y todos los que luchan.

(1) Ver el parte policial en línea:https://archive.is/dSO1Y

No hay comentarios