Aurora Roja N°65

0
37
RESUMEN SEMANAL

DERROTA DE ESTADOS UNIDOS EN LA CUMBRE DE LA OEA

Esta semana en Cancún se llevó a cabo la reunión de cancilleres de los países de la OEA, donde se votó la moción de censura al Gobierno Venezolano, impulsada por Luis Almagro, Secretario General de la OEA, México y otros 13 países de la región, en la cual solicitaban que no se celebrase la Asamblea Nacional Constituyente cuyas elecciones serán el 30 de julio, y a su vez, exigían la liberación de los “presos políticos”. Para su aprobación necesitaban 23 votos. Sin embargo, la diplomacia gringa y mexicana fracasaron en sus intentos, pues los países del Caribe se abstuvieron o bien rechazaron la propuesta de resolución. Heraldo Muñoz, peón de Estados Unidos, votó a favor de la resolución, quedando en evidencia la nula influencia del Partido Comunista al interior del Gobierno.

Luis Almagro, luego de la derrota sufrida en la OEA, continuó con el espectáculo “ofreciendo la renuncia a su cargo” si en Venezuela se realizaban elecciones libres y trasparentes, se liberaban a los “presos políticos” y se reconocieran los plenos poderes de la Asamblea Nacional. Sorprende la preocupación de Almagro por la situación de Venezuela, habiendo existido un golpe de Estado en Brasil, miles de desaparecidos año a año en México y la violencia en Honduras, que ahora afecta directamente a estudiantes movilizados en contra del Gobierno. Almagro ya es considerado por varios como un “cadáver político” al no tener piso ni siquiera en su propio partido en Uruguay, el Frente Amplio, el cual lo ha censurado por su manera de proceder.

Estos hechos fueron denunciados magistralmente por Delcy Rodríguez, Canciller Venezolana, donde demostró que los índices de Desarrollo Humano y condiciones humanitarias de Venezuela eran mucho mayor que los mismos países que denunciaban a Venezuela y manifestaban su “preocupación por las condiciones humanitarias” de dicho país, teniendo nula capacidad de mirar esto en su mismo país.

Por contrapartida, esta semana los pueblos de Nuestra América se dieron encuentro este 20 y 21 de junio en la Conferencia Mundial de los Pueblos “Por un mundo sin muros hacia la ciudadanía universal” realizada en el municipio de Tiquipaya, Bolivia, donde participó una delegación chilena compuesta por trabajadores/as de la Unión Clasista de Trabajadores y el Comité de Iniciativa por la Unidad Sindical. Esta Conferencia tenía el propósito de constituirse en un espacio inclusivo de reflexión, que busque desmontar muros físicos, muros legales invisibles y muros mentales, como la discriminación y el racismo, recuperando paradigmas y visiones propias de los pueblos, promoviendo alternativas y propuestas que contribuyan a superar fronteras, a construir puentes de integración y a trabajar un plan de acción de los pueblos para alcanzar la “ciudadanía universal”. Mientras los poderosos construyen muros, los pueblos se organizan para derribarlos.

MICHELLE BACHELET Y SU FALSO PERDÓN AL PUEBLO MAPUCHE

Mientras mediáticamente anuncia un “perdón al pueblo mapuche”, siguen existiendo presos políticos mapuche – muchos de ellos condenados por Ley Antiterrorista -, se siguen allanando comunidades y escuelas mapuche, el Wallmapu sigue militarizado y los asesinos de weichafe siguen impunes.

Además, se ha incrementado la represión a niñas y niños, demostrando la verdadera careta del Estado policial, el cual trata de limpiarse con estos gestos superficiales – y más bien anecdóticos-  frente a la crueldad cotidiana que se vive en el territorio mapuche.

Se anuncia rimbombantemente un “Plan Araucanía” que no es más que un listado de supermercado de distintas medidas anunciadas previamente en “planes” anteriores. Sigue el centro en inversiones y subsidios que solo benefician al empresariado y se equipara la violencia que ha aquejado a latifundistas a la violencia sistemáticamente que sufre el pueblo mapuche desde tiempos de la conquista española y continuada posteriormente por el Estado de Chile.

No hay menciones a recuperaciones territoriales, ni fin a la usurpación de tierras que han realizado las forestales. No hay críticas al rol de la policía militarizada en la zona, que alcanza un contingente de casi 2.000 funcionarios. Incluso, las reparaciones están destinadas a los empresarios que han tenido maquinarias quemadas y no para las familias mapuche allanadas y reprimidas históricamente.

Este discurso no reconoce la demanda histórica de independencia y autonomía total que exigen desde el Wallmapu. En definitiva, son un par de billetes para apaciguar las críticas. Nuevamente, el club de fan club del Gobierno sale a celebrarlo como medida histórica, cuando simplemente es más de lo mismo. El conflicto seguirá abierto, siendo importante una vez más la solidaridad del pueblo chileno con la lucha por la autodeterminación del Pueblo Mapuche.

 SEBASTIÁN PIÑERA: MISÓGINO Y ENALTECEDOR DE LAS VIOLACIONES

Chile es un país estructuralmente machista y sus élites políticas y económicas son muestra de ello. Ejemplo de lo anterior es el misógino comentario que dijo Sebastián Piñera durante la semana en un cierre de campaña en un acto de Linares: “Bueno, muchachos, me acaban de sugerir un juego muy entretenido: todas las mujeres se tiran al suelo y se hacen las muertas y todos nosotros nos tiramos encima y nos hacemos los vivos”. Ante esto, hubo un rechazo generalizado a nivel nacional, e incluso, fue comentado por diarios internacionales como la BBC y El País.

No es sorprendente que Sebastián Piñera considere que sea prudente bromear respecto de una de las expresiones más brutales de la violencia machista, la violación, pues es parte del conglomerado económico y político que ha decidido deliberadamente no gobernar desde una perspectiva feminista. De hecho, su respuesta a los emplazamientos públicos que le realizaron fueron dos: primero, remarcar que su comentario no atenta contra el aprecio que le tiene a las mujeres, y segundo, hacer notar que lamentaba el aprovechamiento político que habían generado sus dichos.

En primer lugar, su respuesta ante la crítica demuestra que fue incapaz de comprender el justo enfurecimiento que generó su comentario, pues comprende la situación como una posible falta de aprecio. Lo que las mujeres exigimos no es aprecio, sino respeto, y bromear respecto a la posibilidad de que nos violen atenta directamente contra nuestra dignidad. En segundo lugar, es vergonzoso que comprenda a las críticas que se le realizan como una posibilidad de aprovechamiento político, pues demuestra, una vez más, su incapacidad de comprender la gravedad de sus actos.

Ahora bien, este hecho no es uno aislado. Durante este último tiempo hemos visto una serie de situaciones de violencia patriarcal desde las personas que detentan el poder político y económico del país. Entre estas encontramos la lectura del informe ginecológico de Nabila en un programa de Canal 13, el llamado a un casting en búsqueda de mujeres que han sido víctimas de violencia machista realizado desde el mismo canal, las bromas realizadas con una muñeca de plástico en un evento privado de un conjunto de empresarios de nuestro país, la negación de los hechos de violencia política sexual ocurridos en el Wallmapu, entre tantas otras. Como mujeres, y como sociedad consciente en su conjunto, debemos activamente demostrar que estas situaciones no son meros errores o equivocaciones, sino que son expresión concreta de la existencia de una violencia patriarcal estructural de nuestra sociedad.

Este número incluye:

NACIONALAmenazas en el proyecto de ley de universidades del Estado
Para imprimir este número haz click aquí.

No hay comentarios