Síndrome de Estocolmo afecta a la población chilena.

0
152

Fuente: www.politika.cl

Pregunta de concurso de entrada en la Magistratura: ¿en qué país del mundo un tipo condenado por la Justicia por uso de información privilegiada, uno que estuvo preso por estafas bancarias, un evasor de impuestos, uno que se rodea de malhechores, y lo es a su vez, en qué país, digo, ese tipo puede ser candidato a la presidencia de la república?

SP

Síndrome de Estocolmo afecta a la población chilena

“A los que les gusta mucho la plata hay que correrlos de la política”
(José Mujica, ex Presidente del Uruguay)


Escribe Arturo Alejandro Muñoz

Los países, como los antiguos imperios, declinan resbalando por el tobogán del fracaso cuando sus sociedades dejan de asombrarse ante los delitos e inmoralidades cometidas por quienes les gobiernan.

Ocurre en Chile. Hay una verdadera podredumbre en las cofradías políticas y empresariales que ya ni extraña ni alarma. Ese es un grave peligro para una sociedad que siempre se ha jactado de la honestidad de sus legisladores, gobernantes e instituciones, se vanaglorió de ella frente a sus pares del subcontinente, e imaginó hacer patria a partir de tal virtud.

En menos de dos décadas todo cambió, menos el nivel de asombro de los chilenos, perdido en el período dictatorial a fuerza de bayonetas, desapariciones, prohibiciones, censuras, asesinatos y apropiaciones criminales de empresas del Estado.

El miedo le otorgó franquicia de “patriotismo” al delito. Una vez retornado el país al sistema dizque democrático, la franquicia no fue revocada. De ahí que Chile soporte situaciones vergonzosas que hablan mal de los niveles culturales y políticos del pueblo que lo habita.

Nos acostumbramos a convivir con ladrones, nos habituamos a ser gobernados por corruptos, traidores y mentirosos, por expoliadores de los recursos naturales, por clasistas sin límites, bravucones e ignorantes. No sólo nos acostumbramos a todo ello sino, además, un significativo porcentaje de nuestra sociedad civil decide cada cierto tiempo –elecciones mediante– ser gobernado por delincuentes.

La situación se agrava y Chile corre el riesgo de travestir su condición de nación independiente en centro de acopio de mega empresas transnacionales. En este bello continente se dice que existe un país llamado Chile donde nada es de Chile.

Lo que viene puede ser peor: millones de compatriotas están aquejados severamente por el llamado “síndrome de Estocolmo”. Aman a quien le explota, le exprime y le miente. La prensa canalla, que ha servido obsecuentemente los intereses del pequeño grupo de familias que se apoderó del país, tiene alguna responsabilidad en ello.

Lo concreto es que el país está en serio peligro, aunque el 1% de su población –el grupo dominante, el grupo dueño de todas las cosas– nunca lo esté ni lo haya estado.

Un sabio proverbio árabe dice “Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego”. Hay otro tan o más sabio: “El hombre es enemigo de lo que ignora”. Si aplicamos ambos proverbios a la realidad chilena, comprendemos lo que experimenta el país en el presente.

Perdida la capacidad de asombro, cercenada la fuerza de la solidaridad mediante el triunfo del individualismo, y asfixiada la capacidad de reacción, los chilenos ni siquiera se inmutan ante tanta maldad, corrupción y mentiras provenientes de las cofradías políticas.

Ya nada inquieta al chileno medio, nada le estremece ni le hace reflexionar. Se ha dejado llevar –cual no tan inocente cordero– por los dictámenes (directos o subliminales) que los dueños del país le envían diariamente a través de la televisión, la publicidad y la prensa en general.

Es por ello que personajillos como Sebastián Piñera pueden alzarse en los medios de prensa cual epítomes de la inteligencia administrativa y política. En realidad llegaron a ocupar esas primeras posiciones gracias a acrobacias delictuales que les llevaron –en su caso– a prisión y a condenas de Justicia. Los chilenos lo saben, pero prefieren creer en cuentos de hadas relatados por ladrones de alta estirpe.

Una trayectoria plagada de mentiras, datos falsos, hechos inventados y tozuda persistencia en la falacia, es lo que individuos como Piñera Echeñique trazan en su actividad política, aprovechándola para incrementar su poder económico. El tipo no trepida ante nada si de conseguir más riqueza personal se trata. Ni siquiera ante la dignidad de su país, como quedó demostrado en el caso Bancard-Exalmar-La Haya.

Un malhechor que camina siempre en la frontera de lo delictual en materias económicas, si llega –una vez más– al más alto cargo de la nación, continuará delinquiendo. Rodeado de malhechores: unos cuantos miembros del gabinete de su presidencia son investigados por la justicia.

El gobierno “de excelencia” de Sebastián Piñera terminó con ocho de sus ministros imputados o investigados judicialmente por casos de corrupción, sin contar los casos de sus amigos, consejeros y/o asesores como Jovino Novoa, Carlos Délano, Carlos Eugenio Lavín, Iván Moreira, Felipe de Mussy, Pedro Sabat y Alberto Cardemil, todos igualmente imputados y procesados por corrupción. Este es el listado:

• Santiago Valdés: ex administrador de la campaña presidencial de Piñera y ex gerente de Bancard. Formalizado e investigado por facturas falsas en el caso PENTA.

• Pablo Longueira: senador UDI, ministro de Economía en el gobierno de Piñera. Investigado judicialmente por delito de cohecho.

• Laurence Golborne: fue ministro de Minería. Investigado por boletas falsas, en el caso PENTA.

• Gabriel Ruiz-Tagle: fue ministro de Deportes. Imputado por delito de colusión de precios , en el caso del cartel del Confort o papel higiénico.

• Pablo Wagner: fue subsecretario de Minería. Imputado por cohecho, delitos tributarios y lavado de activos en el caso PENTA.

• Pablo Galilea: subsecretario de Pesca en el gobierno de Piñera. Investigado judicialmente en el caso CORPESCA.

• Julio Pereira: fue director del Servicio de Impuestos Internos en el gobierno de Piñera. Imputado en el caso Johnson’s.

• Ena von Baer: fue ministro en gobierno de Piñera. Imputada en el caso PENTA.

Sebastián Piñera logró “hacer escuela” en los partidos que le apoyan y aplauden. Para muestra, un botón. El presidente de la Juventud de la UDI de Concepción escribió en su cuenta de Twitter (luego lo borró, pero algunos tuiteros le habían dado “pantallazo” a lo escrito y este recorre hoy las redes sociales): “Admiro a quienes luchan por lo suyo eludiendo impuestos”.

¿Merece comentario?

Sebastián Piñera lleva años evadiendo impuestos, se acostumbró a mentir y le da igual que lo descubran o no. Seguirá mintiendo, falseando datos e inventando falacias. Es un mercader de todo, incluso de una falsa imagen que cree necesaria para volver a La Moneda.

Una de las falacias de Piñera asegura que después de su gobierno la delincuencia ha aumentado. No se sabe si cuenta los suyos propios, pero es desmentido por las estadísticas del Centro de Estudios y Análisis del Delito. Sebastián Piñera falsea datos y cifras sin siquiera ruborizarse. Nada dice respecto a que su gobierno terminó con un 43,5% en el índice de victimización, el más alto desde el año 2000.

En todo este grave intríngulis, el asunto de fondo es que existe una sociedad que le garantiza a este malhechor la más completa impunidad y, además, le permite optar a la presidencia de la república.

El ‘síndrome de Estocolmo” invadió la mente de millones de chilenos, y podría ser el prolegómeno del fin de la paz social en nuestra sociedad.

Para evitarlo tenemos que recuperar nuestra capacidad para asombrarnos y reaccionar oportuna y drásticamente sacando de la política a aquellos que les gusta mucho la plata.

Porque “A los que les gusta mucho la plata hay que correrlos (definitivamente) de la política” (José ‘Pepe’ Mujica, ex presidente de la República Oriental del Uruguay).

No hay comentarios