Codelco se endeuda para pagar Ley Reservada: una falacia

0
371

Así, bajo nuestras narices, progresa la privatización de Codelco, la peor traición imaginable a los intereses del país. Los títeres que dirigen la Corporación, y sus padrinos políticos, avanzan disimulados detrás de los “malos resultados” que contribuyen a generar. Así desarman la opinión pública, nos dice Julián Alcayaga. Alucinante…

Codelco

Codelco se endeuda para pagar Ley Reservada: una falacia


Escribe Julián Alcayaga O. – Economista y abogado


Es una falacia absoluta afirmar que Codelco deba endeudarse para pagar el tributo a las FFAA que le ordena la Ley Reservada. Si el 10% de sus ventas no logra pagar el piso de ese tributo, es el Fisco quien debe cubrir el pago de la diferencia.

Si en la actualidad, en razón de ausencia de excedentes o utilidades, Codelco no puede pagar ni siquiera el piso del 10% de sus ventas a las FFAA, no es necesario que la empresa se endeude para hacerlo: existe un Fondo de Contingencia de los recursos de esta ley, que ha acumulado unos US$ 5 mil millones. Por ende no hay razón alguna que lleve a Codelco a endeudarse con créditos bancarios internacionales para pagar el tributo.

El endeudamiento de Codelco para ese objetivo, –publicitado con un extraordinario despliegue de prensa, radio y televisión–, persigue dos objetivos.

Primero, generar un rechazo transversal a la Ley Reservada con el objetivo que la ley sea derogada. Como la clase política no tiene el coraje de sus objetivos, genera un pretexto falaz, aceptable para la opinión pública.

Segundo, aumentar el endeudamiento de la empresa, superando los más de US$ 10 mil millones acumulados del año 2010 en adelante.

Ambos objetivos sirven un propósito arteramente disimulado: privatizar Codelco.

Para privatizar Codelco, es preciso, ANTES, derogar la Ley Reservada. Lo reconoció, en mayo de 1999, el entonces candidato presidencial Ricardo Lagos. En una entrevista para la Revista Latin Trade (EEUU), Lagos declaró: “Es muy importante introducir capital privado en Codelco para que pueda expandirse. Pero para privatizar Codelco tenemos que suspender la entrega del 10 % de sus ingresos a las fuerzas armadas. No creo que ningún inversionista privado esté interesado en Codelco hasta que superemos este problema”.

La cuestión es pues derogar la Ley Reservada: lo dice un ex Presidente de la República cuyo patriotismo económico no es evidente, que busca una vez más ser candidato a la presidencia. El verdadero objetivo del show del endeudamiento de Codelco montado por Oscar Landerretche y Nelson Pizarro, apoyados por todos los políticos afines a las transnacionales, apunta a la privatización de la Corporación nacional.

Los políticos sometidos a las transnacionales mineras creen que llegó el momento de derogar la Ley Reservada, despejando así el camino para que las transnacionales se apoderen de Codelco.

Aún así, derogar la Ley Reservada no es suficiente para privatizar Codelco. El peor obstáculo es la opinión pública, mayoritariamente opuesta a ese atentado contra los interesas del país.

Por ello, desde hace años, está en marcha un plan para destruir económica y financieramente a Codelco. Generar déficits y pérdidas que impidan pagar el tributo dispuesto en la Ley Reservada forma parte del plan. Ante tal “descalabro”, pretenden estos irresponsables, no queda otra solución que aportarle capital privado a Codelco o –mejor aún– privatizarla por completo. Chuquicamata, –por ejemplo–, ya estaría adjudicada al grupo Antofagasta Minerals, de donde viene precisamente Nelson Pizarro.

El plan descrito comenzó en el primer gobierno de Bachelet. La modificación del DL 1.350 o Ley Orgánica de Codelco, permitió que del año 2010 en adelante el Directorio y la plana ejecutiva superior de la empresa estuviese conformada por ejecutivos venidos directamente de las transnacionales mineras.

Cuando esa ley lesiva para los intereses del país pasó por el Tribunal Constitucional, el actual Ministro del Interior Sergio Fernández, entonces ministro del TC, fue el único miembro del Tribunal que se opuso a su aprobación, por considerarla abiertamente inconstitucional.

Todos los demás ministros del Tribunal Constitucional, incluidos los socialistas Hernán Vodanovic y Francisco Fernández, declararon la ley conforme a la Constitución. Así fue aprobada para desgracia y saqueo de Codelco y del pueblo chileno. Ello demuestra –si fuese necesario– que el Tribunal Constitucional no es un tribunal de derecho sino una muy parcial cámara política.

Con los ejecutivos venidos de transnacionales mineras, el desastre económico de Codelco, que anunciamos ya en esa época, comenzó el mismo año 2010: entre los años 2010-2015 se las arreglaron para endeudar la empresa en más de US$ 10 mil millones, sin que hasta ahora se sepa en que gastaron ese dinero.

El endeudamiento forzado se magnifica con las pérdidas ocasionadas por la subfacturación que alcanza más de US$ 15 mil millones del año 2010 a la fecha. Dicha subfacturación en las ventas de cobre ha sido denunciado incluso por la UNCTAD. Las pérdidas por subfacturación quedaron en evidencia porque los ingresos declarados en las Memorias de Codelco, para los años 2010 a 2015, son inferiores en varios miles de millones de dólares al producto de las ventas, calculado sobre la base de la producción real y el precio del cobre y sus subproductos, en particular para el ejercicio 2006.

¡Codelco vende el cobre y sus subproductos a precios inferiores al mercado! ¿A quiénes?

A partir del año 2010 el Vicepresidente de Comercialización es Rodrigo Toro, quien ocupaba el mismo puesto en Anglo American. De allí vinieron también Diego Hernández y Thomas Keller. Ambos fueron presidentes ejecutivos de Codelco. Luego asumió Nelson Pizarro, que vino de Caserones y Antofagasta Minerals. Esto da una pista respecto de quienes son los beneficiarios de la estafa a Codelco: las empresas a las que la Corporación les vende el cobre y sus subproductos a precios inferiores al mercado.

Para resumir, las “pérdidas” de Codelco no obedecen a una mala gestión. Quienes han dirigido Codelco del año 2010 a la fecha, son ejecutivos de vasta experiencia y conocimientos. Las “pérdidas” fueron generadas expresamente con el objetivo de convencer a la opinión pública de la necesidad de introducir capital privado en la Corporación. O sea abrirle las puertas a su privatización.

Hace unos meses Oscar Landerretche, presidente del Directorio y militante del Partido Socialista, afirmó que es perfectamente posible que ingrese capital privado a Codelco. A confesión de partes relevo de pruebas. Oscar Landerretche está detrás del plan de las transnacionales mineras, apoyándolo con entusiasmo. Y con él el gobierno y la clase política. Bajo otros cielos, esto se llama crimen de lesa patria.

No hay comentarios