PULSO SINDICAL EXTRA Nº 23

0
349

RESPUESTA PUBLICA A DON PABLO OBREGON CASTRO DE EL MERCURIO Y ALGUNAS OTRAS COSAS

Utilizo esta vía para clarificar algunas dudas que han quedado expuestas por una información, errada, aparecida en el Mercurio el domingo 4 de septiembre recién pasado. La envío a otros destinos pues no seria una novedad que el Mercurio no de espacio a esta rectificación, censura de la cual exculpo al señor Obregón.

A PROPOSITO DE LAS ULTIMAS ELECCIONES DE LA CUT

En el cuerpo B paginas 4 y 5 del diario el Mercurio del domingo 4 de septiembre se me hace participe de un hecho que no es verídico (ver apartado al final de la pagina 4)

Primero, decir que soy parte de un colectivo y no determino ni mando como hacer las cosas dentro de la organización. En segundo lugar, que la organización COTIACH (antecesora de la CGT) fue fundadora de la CUT y aunque varios dirigentes militábamos en el PC, nunca permitimos se nos indicara el que hacer e incluso la proposición de candidatura que hacía el partido, era puesto en conocimiento de la asamblea de dirigentes quienes la ratificaban.

Nuestra organización no le perteneció al PC ni a ningún partido y eso es lo mismo hasta el día de hoy y así seguirá siendo. Los dirigentes pueden y deben militar pero eso no es un impedimento para ser sindicalistas y apoyar a todos los explotados.

Es esa independencia y autonomía, defendida a ultranza, la que nos lleva como organización nacional de trabajadores a resolver la desafiliación de la CUT, proceso iniciado el 2003 y culminado el año 2004.

Solo después de ese paso y por decisión de las mas de 100 sindicatos afiliados se resuelve superar la COTIACH, el MOSICAM y conformarnos como CGT.

Entonces el surgimiento de nuestra organización no tiene nada que ver con el proceso electoral de 1996.

Vale la pena ocupar algunas líneas para decir que el discurso levantado por quienes hoy aparecen como perdedores en las particulares elecciones de la CUT, es el mismo que se viene repitiendo en cada elección desde ese 1996. Un discurso expuesto invariablemente por los perdedores en un proceso electoral anormal, carente de democracia, donde los votos se consiguen por maniobras diversas y donde los trabajadores no juegan el más mínimo papel.

Si se mantiene la lógica, unos llegaran a acuerdos en perjuicio de otros, se harán algunas concesiones y a seguir perjudicando al movimiento sindical como ha sido la tónica hasta ahora.

Efectivamente en el año 1996 la comisión sindical del PC negoció con la gente del PS y afortunadamente no fui parte de esa conversación, aunque debo reconocer que esa negociación me dejó ocupando la primera vicepresidencia de la Central, lo que en ese momento acepte y de lo que no me siento precisamente orgulloso.

Desde ese cargo seguí bregando por que se avanzara hacía un proceso de votación universal y de cotización mensual, para evitar que los pagos de las cuotas de muchas organizaciones de todos los partidos fueran hechas por personas que nada tenían que ver con las organizaciones sindicales.

La asesoría sindical a algunos profesionales de un organismo de derechos humanos me llevó a denunciar públicamente los hechos que les afectaban, ser conminado a desmentir y al no aceptar eso preferí renunciar al PC, lo que implicó la perdida del cargo en la CUT y una persecución virulenta con descalificaciones y viles mentiras, por varios años

Se llegó al extremo de exigir a los militantes PC en la COTIACH que me privaran del cargo de presidente por no ser militante, cuestión rechazada por estos dirigentes y la asamblea de dirigentes de base a la que dimos cuenta de tan feroz intromisión.

Aún así seguimos creyendo que era posible cambiar la CUT desde adentro y con mucha convicción participamos en los procesos electorales de 1998 y 2000.

En ambas elecciones estuvimos dentro de las primeras 45 mayorías pero por la particular democracia existente en la CUT no pudimos llegar al directorio nacional. Decidimos seguir insistiendo en que se cambiaran estas actitudes antidemocráticas, en cada CONFASIN y encuentro sindical, e incluso en una ocasión logramos que se aprobara un voto de elección universal, el que por acuerdo Concertación – PC fue rediscutido al día siguiente y anulado.

Finalmente en el año 2001 fuimos impedidos de ingresar a un CONFASIN por ordenes de A. Martinez y G. Salinas, aduciendo cuotas impagas a pesar de que teníamos un comprobante de pago de cuotas a la vista de la títere comisión organizadora.

Nuestro pecado?, habernos opuesto al Seguro de Cesantía en cuanto se iba a permitir al patrón descontar de las indemnizaciones su aporte, en caso de finiquito del trabajador.

Por eso hicimos el proceso de desafiliación y aunque puede ser una raya en el agua, es la respuesta digna de una organización sindical que se opuso al control de los partidos políticos en la CUT.

 

Estamos orgullosos de habernos marchado de esa institución que nació con una Plataforma de Lucha que hoy sería calificada de revolucionaria y que ha sido abandonada por moros y cristianos Estas lamentaciones por la perdida de espacios de poder no son mas que eso, el llanto y el reclamo de los perdedores.

Ya se harán los arreglos necesarios para que todos puedan seguir disfrutando de los generosos réditos que se reciben, por avalar tanta maniobra antitrabajadores de los gobiernos de turno.

Los dignos, que los hay en todas las listas en competencia, los que se avergüenzan del espectáculo dado, deben tener claro que ni dándose algunos pasos hacía la democratización del instrumento este servirá a la clase trabajadora mientras siga siendo manejado por los partidos.

Esos dignos, estos avergonzados, deben dar un paso al costado.

Quitarle el piso a los que poco o nada hacen por el bienestar de la clase y exponerlos ante los trabajadores.

Podemos avanzar hacía un Congreso de Unidad sindical, hacía un organismo de clase donde la elección universal y el pago mensual de las cotizaciones sean el centro de la gestión sindical.

MANUEL AHUMADA LILLO 

Presidente C.G.T. CHILE

No hay comentarios