La luz sigue alumbrando en el “Caso Lavandero”. Otros perversos actores comienzan a aparecer. Uno de los tres puntos que rebalsaron la paciencia de los grupos económicos, además de las investigaciones que culminaros después de más de 4 décadas de perseguirla, fue la instalación de “La Comisión Especial para la Tributación de la Gran Minería del Cobre”, la proclamación por diversos sectores políticos de mi candidatura presidencial, y mi voto en contra del tratado minero Chileno Argentino, que le permitía a la Barrick –Gold, instalarse con Pascua Lama en un lugar prohibido por nuestra constitución (Una empresa extranjera, no podía instalarse a menos de 10 millas de la frontera Chilena), esto fue solucionado con el tratado Minero, además de crear un país virtual entre Chile y Argentina, morigerado en parte, con mi reclamo al tribunal constitucional que lo corrigió.
Todo esto ocurrió, cuando Luksic era presidente del Consejo Minero, en virtud de ser dueño de la mina Los Pelambres. La señora Soledad Alvear, Ministra de Relaciones Exteriores del Presidente Lagos, apoyó el golpe militar en Venezuela, por imposición de la Democracia Cristiana Latinoamericana, de la cual su marido, Gutenberg Martínez era el presidente y fue la lobista en el Congreso Nacional, para aprobar el proyecto minero, que le permitía instalarse a Pascua-Lama, en el país virtual creado para estos efectos. El proyecto, tal como salió del Congreso Nacional y,  a pesar de la intensa campaña mía en contra, permitía la jurisdicción de jueces Argentinos, sobre territorio chileno, no solo para aprobar las concesiones mineras en Chile, sino para establecer las servidumbres de tránsito en nuestro país, esto fue borrado del proyecto, no en el Congreso Nacional, sino después de corregido, por el Tribunal Constitucional, a raíz de mi reclamo de inconstitucionalidad. Todo para vergüenza del Parlamento, de la lobista, Soledad Alvear y del Presidente Ricardo Lagos, con una de las mayores renuncia a la soberanía que haya existido en Chile, por supuesto esta corrección, no fue noticia en el duopolio de la prensa nacional. Hoy debería aparecer con toda su fuerza, pero fue una de las tres causales tenidas en cuenta para que los grupos económicos encabezados por Luksic y aliados con el más alto nivel político, decidieran sacarme de las tareas políticas en el Parlamento, para “Recuperar Chile”.

No hay comentarios