Codelco a la deriva‏

0
517

Captura-de-pantalla-2015-06-04-a-las-20.46.14

En medio del albañal de la corrupción, la marea roja y el próximo ‘sistema frontal’, el desastre de CODELCO pasa piola… Sin embargo, se están farreando la riqueza de todos a vista y paciencia de 17 millones de chilenos… Julián Alcayaga demuestra la debilidad de las cuentas presentadas por una gerencia cara de palo…

derroche

Inversiones en CODELCO

Codelco a la deriva


Escribe Julián Alcayaga O. – Economista y abogado


El 27 de mayo, Nelson Pizarro, presidente ejecutivo de Codelco, presentó desastrosos resultados para el 1er trimestre de 2016, anunciando “excedentes negativos” por US$ 151 millones. En claro, pérdidas por US$ 151 millones, pero prometió excedentes de US$ 300 millones para este ejercicio. Soñar no cuesta nada.

Además se rajó con una pomposa declaración: “Bajamos los costos, aumentamos la producción, pero hay que seguir mejorando.” Y tanto… porque cuando dio a a conocer las pocas cifras que presentó, sus declaraciones no coinciden con la realidad.

El aumento de la producción parece estar respaldado por las cifras porque, con 437 mil toneladas, Codelco aumentó la producción de cobre propio en un 11% con relación a igual período del 2015. Todo un logro, señaló Pizarro, considerando la menor ley de los yacimientos

Pero en cuanto a la baja de costos que exhibe como trofeo, las cifras que él mismo presentó dicen lo contrario. Los costos por venta de cobre propio aumentaron en un 13,5%: US$ 1.837 millones en el 1er trimestre 2016, comparado con los US$ 1.618 en el 1er trimestre de 2015.

Según las cifras presentadas, el costo directo (C1) bajó en 8%, pero el costo neto a cátodo (C3) aumentó en un 12%, lo que se debería a una caída temporal del tipo de cambio, y también por una mayor venta de concentrados, lo cual indica, precisamente, que Codelco no debe vender concentrados sino solamente cobre refinado.

Esto subraya lo ilógicos y antieconómicos que son algunos proyectos estructurales de Codelco, como la ampliación de Andina y el proyecto sulfuros Radomiro Tomic, cuyas producciones están destinadas a ser exportados en forma de concentrados. Quizás parte de las actuales pérdidas tienen que ver con esos irracionales proyectos.

En efecto, si Codelco registra una ganancia operacional (EBITDA) de US$ 280 millones, el Resultado No Operacional muestra una pérdida de US$ 431 millones. O sea una pérdida superior en un 180% a la pérdida del primer trimestre del año 2015. ¿Cómo es posible que la pérdida no operacional haya aumentado de esa manera? ¿Cuáles son las razones? En el informe de Nelson Pizarro no hay una sola palabra al respecto.

Esto quiere decir, además, que no sirve de nada que los trabajadores hagan sacrificios para aumentar la producción y bajar los costos directos con el fin de generar excedentes en la Corporación. Porque el señor “manos de tijera” hace desaparecer los excedentes operacionales de la empresa con cuantiosos gastos no operacionales que generaron la pérdida de US$ 151 millones.

Es cierto que el precio del cobre ha bajado, situándose en 2,12 dólares la libra en el primer trimestre 2016. Pero ello no justifica las pérdidas porque a comienzos de este siglo el precio del cobre no superaba de 0,8 dólares la libra, y sin embargo Codelco siempre produjo excedentes.

¿Porqué, ahora que el precio es de 2,12 dólares la libra, más de dos y media veces superior al precio de hace 15 años, los resultados son negativos?

Codelco, dirigida por un ejecutivo con décadas de experiencia en la minería, secundado por altos ejecutivos venidos de Antofagasta Minerals y otras transnacionales mineras, tiene los peores resultados de toda su historia. Tales ejecutivos harían bien regresando al sector privado.

Las pérdidas de Codelco no pueden ser el resultado de una mala administración del experimentado Nelson Pizarro y sus experimentados vicepresidentes y gerentes. Parecen más bien el producto de un plan destinado a justificar su privatización.

Cabe preguntarse cuál es la responsabilidad que le cabe al economista Oscar Landerretche, Presidente del Directorio de Codelco, quién aprueba pasivamente los resultados de este desastre.

No hay comentarios