No hay peor ciego que el que no quiere ver

0
406

La nueva fórmula para burlar mayorías:

La Derecha se atrinchera en el Tribunal Constitucional, ‘la tercera Cámara’ donde gana por un voto

Mario López M.

Cambio 21 | 07/05/2016

No es coincidencia que las votaciones trascendentales en el TRIBUNAL CONSTITUCIONAL (TC) se vuelquen en contra del Gobierno, por seis a cuatro. Esa es, justamente, la mayoría que los poderes fácticos crearon para evitar los cambios sociales. Se trata del último bastión de la Derecha, ya caídos el binominal y los designados.

http://cambio21.cl/cambio21/site/artic/20160506/imag/foto_0520160506232649.jpg

El TC asestó una dura estocada a la Reforma Laboral, pero de paso puso en duda la necesidad de su propia existencia o, al menos, el rol que la Constitución de 1980 le otorgó: el de una tercera cámara, que no fue electa por el pueblo, pero que se impone a las de diputados y senadores.

No es necesario ser jurista para entender cómo se resolverá una votación de alguna reforma en el TRIBUNAL CONSTITUCIONAL por estos días. No desde que la Corte Suprema inclinara la balanza a favor de la Derecha, al designar a José Ignacio Vásquez como miembro permanente de ese órgano constitucional. El jurista ‘electo’ por el Tribunal vino a sumarse a los otros representantes de los partidos de Chile Vamos: las ministras Marisol Peña y María Luisa Brahm, y los ministros Iván Aróstica, Juan José Romero y Cristián Letelier.

El “Pacto Maldito”

Por años, los gobiernos de la Concertación, hoy Nueva Mayoría, se vieron constreñidos a negociar con la Derecha la integración de los diez miembros permanentes del TC, quedándose cada sector con cinco de ellos [en empates, el Presidente dirimía]. La amenaza de que los órganos que controlaba la actual oposición y que designaban ministros terminaran inclinando la balanza constituía un ‘binominal’, que fue llevado a casi todas las instituciones y legitimaba que un tercio valiera lo mismo que dos tercios. Sumado a la desidia de imponer las mayorías que se tenían, terminaron por poner las reformas en jaque, como ha ocurrido esta vez en la laboral.

Ese pacto siguió existiendo en los hechos, incluido el actual gobierno que, como se recordará, designó al exdiputado UDI Cristián Letelier como integrante del TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, a pesar de que el Senado –que ratificó, sin más, el nombramiento–, podría haber revertido la situación, pues contaba con los votos para ello. Pero, la Derecha es como el escorpión, responde a su naturaleza y cuando vio amenazadas algunas instituciones básicas creadas en dictadura, como el mercantilismo de la educación, sus beneficios tributarios, la seguridad del binominal, la estructura valórica del aborto y, ahora, el sistema laboral, ‘pateó el tablero’ y se ‘tomó’ el TC. Desde allí, dispara.

Hábil movida de la Derecha, que obtuvo la mayoría necesaria entre los ministros que están decidiendo acerca de las reformas propuestas por el Gobierno. La Corte Suprema fue la herramienta que desniveló la cancha. Siguiendo la “lógica del Pacto de dividirse el poder”, correspondía designar al reemplazante del abogado Francisco Fernández (pro PS). Ante la sorpresa del oficialismo –primero– y el estupor –luego– se designó al abogado José Ignacio Vásquez, de clara orientación de derecha.

De qué se extrañan

La Corte Suprema no se caracteriza por su apoyo a la movilidad social, o a los cambios. Pero, nadie desde el oficialismo vio el peligro y este se materializó gracias a una no desmentida ‘arremetida’ de última hora y un fuerte lobby del “supremo” Patricio Valdés, quien dio vuelta la campana e inclinó la votación a favor del abogado Vásquez. A partir de ese momento, se realinearon los astros y, también, las votaciones del TC.

En todas las materias trascendentes de las reformas, las votaciones han terminado seis a cuatro en contra de aspectos sustanciales de estas. Así ocurrió en la impugnación a la glosa en materia educacional y la ley que eliminó la selección, el lucro, y el copago y que transformó al TC en un supra poder, o tercera cámara legislativa. “Se ha reinstalado un poder fáctico, el TC, que es capaz de tomar decisiones por encima de la voluntad de los gobiernos y por encima de las mayorías de las dos cámaras del Congreso Nacional”, señalan desde la Nueva Mayoría.

La estocada prevista

El día que el TC declaró la inconstitucional de la titularidad sindical y la extensión de beneficios por afiliación que eran el denominado “corazón” de la Reforma Laboral, el Tribunal estaba abarrotado de personeros de derecha, que habían efectuado una ‘puesta en escena’ con prensa, declaraciones pre hechas, bombos y platillos para celebrar. A

tanto llegaba su confianza que, ese día, Chile Vamos estuvo representado por los senadores Andrés Allamand (RN) y Hernán Larraín (UDI), y los diputados Patricio Melero (UDI) y Nicolás Monckeberg (RN), quienes llegaron hasta la sede del Tribunal para celebrar el pronunciamiento.

Cuando el secretario del TC, Rodrigo Pica, dio a conocer la resolución tomada por la entidad, diciendo que “en cuanto a la solicitud de inconstitucionalidad de la titularidad sindical de la negociación colectiva, se acordó acoger la pretensión por seis votos contra cuatro”, sólo faltaron los vítores entre los personeros de derecha. Los votos a favor de la tesis de la oposición fueron los de las ministras Marisol Peña y María Luisa Brahm, y de los ministros Iván Aróstica, Juan José Romero, Cristián Letelier y José Ignacio Vásquez.

Más allá de lamentos, la votación era previsible en lo sustancial. De “un desastre” lo catalogó la triada que salió a comentar el fallo desde La Moneda, con los ministros Rodrigo Valdés, Ximena Rincón y Marcelo Díaz, quienes señalaron que “el estándar es que los sindicatos son los que representan a los trabajadores y es muy lamentable que la oposición haya recurrido al Tribunal en esto y que se haya fallado como se falló. Nosotros acatamos, pero no por eso estamos contentos con lo que pasó”, declaró el ministro Valdés. Vetos más, o menos, lo claro es que la composición no variará; los resultados futuros tampoco.

La culpa no la tiene el chancho

Desde la bancada de diputados de la Democracia Cristiana se denunció que la decisión del TC “atenta contra el corazón de la Reforma, desconociendo lo que todos buscamos: fortalecer el poder negociador de los sindicatos en un Chile que presenta relaciones laborales asimétricas y que requiere cambios de fondo como el que incluía la reforma aprobada democráticamente por el Congreso y cercenada por el TC”, se señaló. Patricio Vallespín, diputado falangista, fue más allá, afirmando que el fallo “es aberrante y atenta contra el espíritu de la Reforma. Además, creo que la Presidenta puede, perfectamente, vetar la Ley, pues estamos en el peor de los mundos; esto es un golpe a la historia del sindicalismo en Chile”.

Otros apuntaron a la existencia misma del TC, como el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, quien señaló que la decisión “hace evidente la necesidad imperiosa de modificar la actual Constitución y los poderes que tiene este órgano, que lo están transformando en un supraparlamento. No puede ser que un grupo de señores, que no son parlamentarios, tengan potestad de tomar decisiones que tengan la misma fuerza que el Congreso, que es el lugar donde el pueblo ha escogido a sus representantes para tomar decisiones. El TC no está para colegislar”, afirmó.

En la misma línea, el senador Alejandro Navarro (MAS) reclamó como “inaceptable que este ‘Supra Parlamento’, esta tercera cámara, borre de un plumazo el duro trabajo de dos años de parlamentarios, Gobierno, sindicatos y trabajadores”.

Tucapel Jiménez, diputado del PPD y miembro de la Comisión de Trabajo, indicó a Cambio21que “aquí, lo que está primando es un criterio político, no técnico, porque no es posible que el trabajo de un año y cuatro meses sea desechado por seis personas que no conocen en profundidad el tema laboral, ni han seguido de cerca la discusión de esta reforma: esto es grave”.

Quienes son los seis ministros que votan contra las reformas

http://www.poderopedia.org/poderopedia/default/fast_download/persona.depiction.f2c43520-6e65-4d35-a2c0-fb7bedd8dadb.jpg

Marisol Peña Torres

Nombrada por la Corte Suprema, en su segundo periodo en el TC. Es reconocida por su afinidad con la Alianza, hoy Chile Vamos. Su período cesa el 10 de junio de 2018. Fue una de las ministras que impulsó el voto contrario a la distribución de la ‘píldora del día después’ en el sistema público. Se trata de la más conservadora del TC, junto a Letelier.

También, promovió la declaración de inconstitucional del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) al Transantiago. Se ha desempeñado como abogado de la División de Municipalidades de la Contraloría General de la República y asesora jurídica de los ministerios Secretaría General de Gobierno y Secretaría General de la Presidencia.

Ministro Juan José Romero Guzmán.jpg

Juan José Romero

Designado por el Senado, previa propuesta de la Cámara de Diputados, el 6 de marzo de 2013. Cercano a RN. Apoyó el rechazado requerimiento de la Alianza que impugnaba el acuerdo político alcanzado en la Cámara de Diputados respecto del proyecto de Ley de Televisión Digital. Experto en Derecho Constitucional y regulación económica. Ha sido ministro suplente en el Tribunal de Libre Competencia (2008-2013).

Ex integrante del Consejo de Concesiones de Obras Públicas (2010-2013). Ex miembro del Comité Asesor de la Comisión Presidencial de Modernización de la Institucionalidad Reguladora del Estado (1998). Consultor de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo [UNCTAD, por su nombre en inglés: United Nations Conference on Trade and Development], Programa COMPAL [Competencia para América Latina].

María Luisa Brahm (Chile No Socialista)

María Luisa Brahm

Designada por el expresidente Piñera, el 15 de marzo de 2013, después de haberse desempeñado como la principal asesora del ‘Segundo Piso’, que lo asesoraba. El nombramiento fue criticado por ser express, al expirar ese gobierno. Su período cesa en marzo de 2022. Cercana a RN, es considerada una operadora política de Piñera en el TC.

Se desempeñó en ODEPLAN-Fiscalía Oficina de Planificación Nacional (1983-1985). Coordinadora de sectores institucionales del Departamento Planificación de ODEPLAN (1986-1988). Jefe Departamento de Planificación de ODEPLAN (1988-1990). Directora del Programa de Asesoría Legislativa del Instituto Libertad (1990-2000). Directora Ejecutiva del Instituto Libertad (2000-2010).

Integrante del Consejo de Alta Dirección Pública (2004-2010) y del Consejo Nacional de Televisión (2004-2010). Jefa de Asesores del Presidente de la República Sebastián Piñera (desde 2010 a marzo 2013).

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/4d/Ar%C3%B3stica_2010.jpg/220px-Ar%C3%B3stica_2010.jpg

Iván Aróstica Maldonado

Designado el 16 de marzo de 2013, por Sebastián Piñera. Es reconocido como parte de la Centro-Derecha. Se desempeñó como consultor en la Contraloría General de la República, ministerio de Obras Públicas, Comisión Nacional del Medio Ambiente y SUBTEL-Subsecretaría de Telecomunicaciones. Activo impulsor del requerimiento presentado por Piñera para frenar la indicación de senadores de centro-izquierda que eliminaba el tope de 30 UF al Posnatal.

Fiscal (titular) y director (subrogante) de la Caja de Previsión de la Defensa Nacional (1984-1995). Jefe de la División Jurídica del Ministerio del Interior, desde el 11 de marzo de 2010 hasta antes de su nombramiento presidencial como ministro del TRIBUNAL CONSTITUCIONAL.

http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20110121/imag/foto_0120110121213037.jpg

Cristián Letelier

Quizás es el más cuestionado de los miembros del TC, tanto por sus actuaciones como por sus conocimientos constitucionales. El ex diputado y ex UDI fue designado por el Senado en el cargo, el 12 de enero de 2015. Abogado de los ex agentes DINA-CNI-DINE Luis Becerra Arancibia –el chofer que traicionó al ex presidente Eduardo Frei Montalva– y Manuel Provis Carrasco, brigadier (r) de Ejército, que fuera condenado por el asesinato del coronel Gerardo Huber, para ocultar el contrabando de armas a Croacia. También, se le ha acusado de homofobia por diversos comentarios como, por ejemplo, que “los homosexuales son desviados y contrarios al amor”, a propósito de la película sobre Jaime Guzmán.

Tampoco libró de aparecer ligado al financiamiento de campañas políticas a través de boletas falsas. Un correo electrónico, que enviara a Carlos Alberto Délano, uno de los controladores de Penta, pidiendo dinero, lo dejó al descubierto: “Apreciado Carlos Alberto. En períodos difíciles, mis amigos han recurrido a mí para defenderlos en tribunales. Ahora que la UDI me ha puesto en la situación de ser diputado, como

siempre he defendido con vehemencia nuestros principios, pero veo que los recursos siempre son muy escasos, por eso me atrevo a pedirte me ayudes a enfrentar este momento y sacar adelante en mi distrito la campaña de Pablo Longueira. Toda la ayuda se agradece. En la confianza de nuestra amistad. Un abrazo. Cristián”.

Jose Ignacio Vasquez

José Ignacio Vásquez

Es el personaje que rompió el equilibrio al interior del TC, con su designación por la Corte Suprema, el 31de agosto pasado. De reconocida tendencia derechista. A su magíster en Ciencia Política de la Universidad de Chile, suma un magíster en Derecho Público, por la Universidad de Los Andes.

Se ha desempeñado como árbitro del Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago; ministro y presidente del Tribunal Ambiental de Santiago (2012 a 2014); director de Estudio, Análisis y Evaluación de la Corte Suprema (2006-2012); subdirector Jurídico de la Municipalidad de Vitacura (1992-2004) y prosecretario General de la Sociedad Nacional de Agricultura (1987-1992).

No hay comentarios