Imperdible, no pueden dejar de leerlo

0
338

Dad al César lo que es del César… dice la Biblia. El pobre Pablo Longueira, acusado de ser una marioneta de Patricio Contesse y SQM, defendido sólo por su alter ego JM Insulza, no es capaz de tanto. Ni entrenándose. Detrás del paraíso fiscal para la gran minería se esconde una figura algo más taimada, cazurra, artera, doble, avispada, solapada y tortuosa… Adivina buen adivinador… Nos lo cuenta Julián Alcayaga, con su consabida erudición.

Lagos

SQM, la gran manipulación


Escribe Julián Alcayaga O. – Economista y abogado – Marzo 2016.


Sobre la invariabilidad tributaria que Contesse le habría solicitado al entonces senador Pablo Longueira, se han derramado kilos de tinta y horas de radio y televisión.

Sintetizaremos lo que escribió CIPER al respecto, bajo el título: “Cambio clave a la ley de royalty que benefició a SQM, salió del computador de Contesse”.

“CIPER revisó los archivos intercambiados por Longueira y Contesse y pudo constatar cómo el texto que el ex gerente general de SQM le envió al entonces senador de la UDI es prácticamente igual al que el gobierno ingresó casi un mes después, el 31 de agosto de 2010, a la Cámara de Diputados como el artículo cuarto transitorio del proyecto de ley. El cambio contenido en ese email beneficiaba directamente a SQM. Lo que hace ese artículo es permitirle a SQM (y a otras empresas mineras de capitales nacionales) acceder al beneficio de la invariabilidad tributaria, que originalmente estaba reservado solo a los inversionistas extranjeros que firmaran un contrato con el Estado”. Y CIPER sostiene que: “El cambio le permitió a la empresa acceder a beneficios tributarios con un potencial millonario”.

Estas afirmaciones han sido divulgadas profusamente por la prensa, la radio y la televisión. Sin embargo, estas afirmaciones son inexactas por no decir francamente falsas. Veamos por qué:

1.- La invariabilidad tributaria para empresas nacionales no fue creada el año 2010 por el art. 4° transitorio de la Ley 20.469, royalty de Piñera, sino en el año 2005 por el art. 5° transitorio de la Ley 20.026, royalty de Ricardo Lagos. Esta es la primera falsedad: No fue el art. 4° transitorio el que Contesse le habría soplado a Longueira, el que creó este tipo de invariabilidad tributaria que favorece a empresas nacionales.

2.- Segunda falsedad, este artículo no crea beneficios tributarios con un potencial millonario, porque la invariabilidad tributaria no es un beneficio patrimonial o pecuniario directo, sino que permite sólo la posibilidad de no verse perjudicado hasta el año 2025 por eventuales aumentos de impuestos. Esta invariabilidad se podía transformar en un beneficio tributario, sólo si entre los años 2010 y 2025 se aprobase un aumento de los tributos, en particular del Impuesto a la renta.

3.- Contrariamente a lo publicitado profusamente, el art. 4° transitorio, que Contesse le habría soplado a Longueira, no le crea beneficios tributarios millonarios al principal inversionista nacional de SQM, Julio Ponce Lerou. En vez de recibir beneficios con esta invariabilidad tributaria, por el contrario, es perjudicado enormemente. Con la reforma tributaria del año 2014 el Impuesto Global Complementario de 40% baja a 35% sólo a contar del año 2018. Julio Ponce Lerou tendrá que seguir pagando 40% hasta el año 2025 si es que suscribió, con el Ministerio de Economía, un contrato de invariabilidad tributaria. Solo en el caso que él no haya suscrito dicho contrato, su impuesto personal va a bajar a 35% a contar del año 2018. Es decir, el art. 4° transitorio lo perjudica enormemente.

4.- En los hechos, es una falsedad absoluta que el art. 4° transitorio de la ley 20.469 o royalty de Piñera, le haya generado beneficios tributarios millonarios a los inversionistas nacionales de SQM.

Para entender mejor esta situación es necesario explicar sucintamente lo que es la invariabilidad tributaria del DL 600.

En 1977, el DL 1.748 estableció por primera vez la invariabilidad tributaria en el art. 7° del DL 600, que beneficiaba solo a los inversionistas extranjeros. Dicha invariabilidad podría alcanzar hasta 20 años. Durante esos 20 años no se les puede aumentar los impuestos a estos inversionistas, ni modificar ninguna de sus condiciones tributarias. Esto se hizo para darles seguridad jurídica, ante el temor que en el futuro pudiese aumentar el Impuesto a la Renta. Pero este “beneficio” de invariabilidad tributaria también tiene una pesada carga que nace de lo que sigue:

Todos los inversionistas extranjeros que tienen ingresos de fuente chilena, tienen que pagar el Impuesto Adicional a la Renta. En 1977 este impuesto era de 40%, pero si se sometían a la invariabilidad tributaria este impuesto subía a 49,5%. Debido a esta elevada tasa, los inversionistas extranjeros no se sometían a la invariabilidad tributaria, y con mayor razón a partir de 1987, cuando la Ley 18.682 bajó el Impuesto Adicional a la Renta en general de los extranjeros a solo 35%, mientras que la tasa para la invariabilidad continuó siendo de 49,5%. En 1993, con la Ley 19.207, la Concertación bajó dicho impuesto a solo 42%.

Dicho sea de paso, que el impuesto a la renta fuera de 49,5%, de 42% o de 35%, no tenía ninguna importancia para las mineras extranjeras, porque hasta el año 2004, salvo La Escondida, todas declararon pérdidas y no pagaron nunca un solo peso de impuesto a la renta.

En Chile el impuesto a la renta de las empresas y de las personas ha sido siempre tan bajo, en relación a otros países, que era lógico temer que en el futuro estos impuestos pudieran aumentar. Para protegerse de ese muy eventual aumento, se les otorgó solo a los inversionistas extranjeros, la posibilidad de acogerse a la invariabilidad tributaria. El año 2005, el art. 5° transitorio de la ley de royalty de Lagos, o el año 2010, art. 4° transitorio de la Ley de Royalty de Piñera, al otorgarle invariabilidad tributaria a los inversionistas nacionales, no hacía otra cosa que otorgarle a los chilenos los mismos “beneficios” que tenían los inversionistas extranjeros.

No existe entonces nada de ilegítimo, ni menos de ilegal, que Contesse le pidiera a Longueira en agosto de 2010, que el art. 4° transitorio de la ley de royalty, incluyera nuevamente la invariabilidad tributaria para los inversionistas nacionales, tal como ya lo había hecho el royalty de Lagos el año 2005.

La invariabilidad tributaria es para protegerse de eventuales aumentos de la tributación, pero nadie se puede imaginar siquiera que estos impuestos puedan bajar. Pero eso es lo que ocurrió en Chile con la reforma Tributaria de la Ley 20.780 de 2014.

La tasa máxima del Impuesto Global Complementario, bajó de 40% a 35%. Esta tasa de 40% afectaba a menos de 10 mil personas en Chile. Comentario al pasar: esta reforma tributaria favoreció directamente a los más ricos de Chile, rebajándoles el Impuesto a la Renta en 12,5% (5 sobre 40).

Si el Sr. Ponce Lerou solicitó suscribir un contrato de invariabilidad tributaria con el Estado, lo que por ahora no sabemos si lo hizo, sale perdiendo una enorme cantidad de dinero, al tener que pagar 40% en vez de 35% de Impuesto Global Complementario desde el año 2018 hasta el año 2025.

En otras palabras, el correo de Contesse a Longueira, –que habría introducido el art. 4° transitorio a la ley de royalty–, en nada beneficia a los inversionistas nacionales de SQM.

En suma, que la invariabilidad tributaria, que existe desde 1977 para inversionistas extranjeros, se aplique también a los inversores nacionales, no es un beneficio ilegítimo, sino simplemente la aplicación de la igualdad ante la ley, que establece nuestra Constitución y todas las Constituciones democráticas.

Fuera de no ser ilegítima, la invariabilidad tributaria para los inversionistas nacionales, no lo creó el correo de Contesse a Longueira, sino la Ley de Royalty de Lagos el año 2005.

Finalmente, como vemos, dicha invariabilidad no beneficia en nada pecuniariamente o patrimonialmente a los inversionistas nacionales de SQM, ni tampoco a los inversionistas extranjeros de esta empresa.

¿Entonces por qué se ha creado este extraordinario escándalo, con la introducción del art. 4° transitorio de la ley de royalty el año 2010, si ello absolutamente no beneficia en nada a SQM?

Si no hay nada de ilegítimo e ilegal, este escándalo alrededor del correo de Contesse, no puede sino ser una enorme manipulación política, cuyo objetivo no es siquiera Longueira sino la UDI.

El objetivo de esta colosal manipulación es aislar a la UDI, para producir el agrupamiento de las fuerzas de centro, que representarían Renovación Nacional y la Democracia Cristiana, vieja aspiración de los organismos de inteligencia de los EEUU, pero que por diversas circunstancias no se produjo hasta ahora.

Principalmente porque en los gobiernos de Lagos y el primer gobierno de Bachelet, gobiernos medianamente exitosos, obligaron a la DC a mantenerse fiel a los gobiernos de la Concertación. Había todavía mucho que ganar, o mamar.

Pero ahora que el gobierno de Bachelet está muy debilitado, y a pesar de la timidez de las reformas impulsadas, suenan en contra voces muy altisonantes de parlamentarios y dirigentes de la DC contra el gobierno y la Nueva Mayoría.

En este contexto, aislar a la UDI resulta fundamental para producir el desembarco de la DC desde el gobierno, con el tiempo suficiente para enfrentar las elecciones parlamentarias y presidenciales del 2017.

Que el más importante ministro del Gabinete, Jorge Burgos, se plantee públicamente contra un proyecto de ley del gobierno, nos prepara para una pronta ruptura de la Nueva mayoría, y la creación de una nueva fuerza de centro, sin la UDI.

No hay comentarios