Declaración Pública

0
496

 

Al pueblo de Chile

 

Hemos llegado a este lugar en representación de nuestras organizaciones y de miles de indignados, asqueados de tanta podredumbre, decididos a no dejarles pasar nada más.

Vinimos a expresar el repudio, el rechazo y el despreció que nos merecen todos y cada uno de los que desde aquí han usufructuado sin contrapesos del poder, al que llegaron junto a los golpistas que botaron a sangre y fuego al ultimo gobierno democráticamente elegido por la mayoría de los ciudadanos, el gobierno del presidente Salvador Allende.

Estamos aquí para decir a la derecha golpista, demagoga y populista y también a la Nueva Mayoría que, aunque por mucho tiempo han confundido y engañado a nuestro pueblo en forma impune, ha comenzado a quedar expuesta la calidad de personas que son.

Un grupo minoritario de defensores a ultranza del capital, una caterva de adoradores de los fúsiles la tortura y la muerte, que han contado para realizar sus planes con el apoyo entusiasta de quienes ven en el pueblo a un enemigo, más la complicidad de otros que definiéndose como honorables y democráticos les han dejado hacer y deshacer, en la certeza de que recibirán una parte del botín. Todos juntos, en el mismo saco.

 

Y es lo que hoy puede ver todo el país. Un grupo minoritario de frescos y sinvergüenzas que forman parte de la elite que se cree con derecho divino para dirigir un país, desvergonzados que a si mismos se llaman “servidores públicos”.

Entregaron el cobre, los bosques, los mares, las carreteras, todo eso y mas a los capitales extranjeros. Y no paran ahí siguen dictando leyes, buscando mecanismo para proteger y beneficiar a quienes les financian publica y privadamente.

Eso son ustedes, oportunistas, mal llamados servidores públicos.

 

En el frontis de la sede de la UDI decimos que quienes están aquí son algunos de los liquidadores del país, pero que se tenga claro que  no los únicos.

Que no se crean aquellos de la Nueva Mayoría, que han votado junto a la derecha las reformas laborales, que han promovido nuevamente la detención por sospecha, que niegan a la mujer trabajadora el derecho a sala cuna y están legalizando definitivamente la polifuncionalidad y la flexibilidad laboral, que les hemos olvidado, o que les creemos distintos de estos.

El desprecio popular es para todos, derecha, centro y la mal llamada izquierda, que legisla contra nuestro pueblo.

Desde ahora y en adelante el pueblo, los pobladores, los trabajadores, los estudiantes, todo aquel que crea que se debe aspirar a una sociedad distinta, tenemos que tomar en nuestra manos las banderas de la rebeldía y organizar en cada lugar del país a los descontentos.

Solo así estaremos avanzando hacía una sociedad mas justa y digna.

A UNIR LA CLASE TRABAJADORA

No hay comentarios