Pulso sindical n°300

0
597

PULSO SINDICAL Nº 300 DEL 01 AL 10 DE DICIEMBRE DE 2015

Con enorme orgullo vamos a presentar este Pulso. Y es que no solo se cumplieron hace muy poco (en octubre) 7 años de aparición regular de nuestro análisis periódico, sino que llegamos al número 300 del mismo, considerando además que debemos agregar a la suma los Extras que de vez en cuando sacamos.

Nuestros compas del G – 80, que nos llevan la cuenta al dedillo, dicen que nuestros comentarios han sido leídos 529.467 veces lo que da 1.634 lecturas en promedio.  Como nos sentimos con esto?.

Orgullosos no mas po’.

Orgullosos de poder decir en que creemos y lo que sentimos, de expresar con algo de razón el sentir de miles de explotados, de estar convencidos de que a la clase trabajadora le cabe un papel vital en la construcción de la nueva sociedad, por lo que nuestra obligación es y será ayudar a la educación de la clase, a su organización y a su lucha. Somos la CGT, integramos con convicción el CIUS. Seguiremos trabajando con la misma fuerza de siempre por la unidad de la clase.

En eso nuestro Pulso tiene y tendrá un lugar importante. Que vivan los 300.

Este esfuerzo de educación, tan instalado en nuestras conciencias y en el actuar diario, se complementa con la elaboración de material que se distribuye entre los trabajadores a bajo costo (buscando solo salvar los gastos). A quien trabaja en estas labores de darle a la escritura, le cuesta escuchar aquellas presentaciones que lo sindican como escritor.

De verdad me ruboriza esa calificación y sin embargo sigo trabajando en esto que me parece fundamental para la formación de los trabajadores.

Por eso, no solo me enorgullece que mis textos estén exhibidos en la librería  Le Monde Diplomatique sino que también sean muchos quienes por allí pasan y los adquieren.

Por eso, ya que no podía ser de otra manera, el 6° trabajo educativo  fue presentado en las instalaciones de Le Monde (San Antonio 434, local 14).

Que podemos decir sobre este nuevo trabajo?.

Que tiene por nombre “1° DE MAYO, DIA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES. UN LARGO CAMINO DE ORGANIZACIÓN Y LUCHA”, y que apunta principalmente, en una escritura amena y carente de excesivos análisis, a compartir con los trabajadores lo mas importante de todo el proceso previó al 1° de mayo de 1886, entendiéndose por previo el ejercicio de pesquisar las primeras organizaciones de trabajadores, los enfrentamientos que estos fueron teniendo con quienes les abusaban en sus derechos mínimos, hasta llegar a una maduración de la conciencia de clase.

Los trabajadores se han enfrentado antes al capital, han tenido avances y derrotas, por lo que el objetivo declarado de este trabajo es fijar algunos elementos de lo vivido y tratar de ayudar a los trabajadores a sacar conclusiones que les incentiven a organizarse y luchar por sus derechos, o bien a comprometerse aún más en la lucha que se han embarcado.

Este es un texto de estudio para dirigentes y trabajadores, entendiéndose como un todo a ellos y a ellas. Me cuesta este ejercicio, que la mayoría hace, de diferenciar por género cada frase que se dice o se escribe. Solo pedir a las compañeras la comprensión si es que alguna siente que se le minimiza al no cargarse los acentos.

Aún así, me parece que lo mas importante sigue siendo el compromiso con la causa y la clase, el asumir la pertenencia al sector social.

Y ahí estamos mujeres y hombres, hombres y mujeres clasistas dispuestos a pelear por la causa de los trabajadores.

Tuve la posibilidad de participar en 2 actividades, que aunque muy distintas en su contenido, sirven para sacar algunas conclusiones importantes.

La primera de ellas fue una marcha de dirigentes el 3 de diciembre que, dando cumplimiento a una resolución de un encuentro sindical abierto, presentó ante el palacio de gobierno las argumentaciones del rechazo al proyecto de reforma laboral en discusión.

Seamos muy justos y claros. No llegamos todos los que teníamos que llegar. No fuimos capaces de multiplicarnos por 2, que era el desafío mínimo que nos habíamos impuesto cuando dimos cuenta de las enormes inequidades de las que es portadora este proyecto de ley. No importa si representábamos a 100 mil o más trabajadores, importa que no nos multiplicamos por 2, que fue el desafío que asumimos concientemente.

Argumentaciones habrá, en abundancia, que expliquen la no asistencia de directorios completos. Pero eso no sirve de mucho.

Lo claro, concreto, es que ni siquiera se habrán puesto nerviosos los que detentan el poder. Los trabajadores no salieron a la calle y tampoco lo hicieron sus dirigentes, en un número que al menos hiciera pensar que todos tienen claro lo que buscan.   

Hay que seguir perseverando, y tengamos algo claro. No hay lobbys que generen cambios a leyes que  dañan a los trabajadores. Quienes sigan creyendo que la solución a nuestros problemas solo está en tener buena llegada con tal o cual parlamentario o autoridad de gobierno, se equivocan.

Si no hay trabajadores organizados, dispuestos a luchar por lo que les pertenece, no hay cambios.

La segunda actividad a la que asistí invitado fue la presentación pública, el miércoles 2 de diciembre, de Pueblo Unido, un ejercicio de unidad que reúne a distintas agrupaciones políticas con visión de izquierda y que no son parte del sistema.

Permítanme un paréntisis Que bueno es el Pancho Villa. Claro, contundente, sin dobleces, una intervención cantada que concita aplausos y la exigencia de otras intervenciones, mensajes orientadores que llevan el nombre de canciones.    

Continuamos. En Pueblo Unido están muchos de los que creen en la construcción de una sociedad diferente, que ellos llaman claramente socialista y popular. Seguramente seguirán haciendo esfuerzos para integrar a otros y – todos juntos – construir la propuesta que re –  encante a nuestro pueblo, cansado ya de tantas promesas vanas.

Sin embargo lo que Pueblo Unido no puede volver a repetir es lo que parece  instalarse como una costumbre en toda clase de organizaciones e instrumentos.

Cierta improvisación en la presentación e implementación del acto, el retraso del mismo que superó en esta ocasión los 30 minutos, e incluso la carencia de participación festiva y bulliciosa de miembros de las distintas organizaciones que conforman el referente.

Sin duda no llegaron todos los que tenían que llegar.

Al cierre un llamado de atención, una invitación a no caer la distorsión de la información, mantener la convicción de que las cosas deben llamarse por su nombre. 

Han mentido lo suficiente las autoridades políticas con los alcances de la reforma laboral en tramitación, mentiras que resultan imposibles de contestar por la censura manifiesta a las opiniones de quienes disienten del oficialismo.

Pero está claro que no se cansan de mentir. Una gran puesta en escena (se la merecen todos quienes trabajan en casas particulares) para informar la entrada en vigencia de la segunda fase de la ley 20786. Así lo informa la Dirección del Trabajo en su pagina web.

“..Comienzan a regir nuevas jornadas de trabajo y descanso que igualan a estas trabajadoras con el resto de los trabajadores chilenos. Principalmente, se reduce la jornada semanal de 72 a 45 horas”.

Sin embargo parece que se olvidaron de leer el Código del Trabajo antes de hablar. Y es que lo que informan no es verdad. Persiste la discriminación en la legislación laboral con un sector de trabajadores. 

En efecto, son decenas de miles los trabajadores que siguen siendo discriminados legalmente, pues en el Código del Trabajo se mantienen jornadas semanales que superan las 45 horas.

El artículo 27 del Código, indica que una parte de los trabajadores de hoteles restaurantes y clubes, pueden cumplir jornadas que lleguen a las 60 horas semanales en 5 días, o sea trabajar 12 horas diarias. 

No hay que bajar los brazos en ningún caso, hay que seguir promoviendo la organización social y sindical por todo el país, ya que esta es la única herramienta para confrontar al capital. Y aquí no puede restarse nadie.


Menos cuando se esta conmemorando este 10 de diciembre el aniversario 67 de la suscripción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. 


Maldad, odio, abuso, mentiras, discriminación, sectarismo, persecución por las ideas, xenofobia, perdida de la vida familiar, carencia de leyes que dignifiquen al ser humano, censura y mucho mas factores negativos, son comprometidos de cambiar por los Estados que suscribieron la Declaración. 


Lo están cumpliendo?. Forcémoslos a ello.    

MANUEL AHUMADA LILLO

Presidente C.G.T. CHILE

No hay comentarios