EL CIUS AVANZA – LA UNIDAD SE PLASMA EN ACCIONES.

0
608

TRABAJADORES RECHAZAN REFORMA LABORAL PRO EMPRESARIAL1

En un exitoso foro realizado en el Auditorio Salvador Allende de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano más de 200 trabajadores se dieron encuentro para criticar a la reforma laboral del Gobierno, que perpetúa el Plan Laboral de la Dictadura e inclusive profundiza la flexibilización y precarización laboral. El Foro fue organizado por el Comité de Iniciativa por la Unidad Sindical y la Agrupación de Trabajadores por una Mejor Reforma Laboral, contando también con la convocatoria de la Fundación Sol.

IMG-20151127-WA0000

I. RECUENTO DE LA TRAMITACIÓN DE LA REFORMA LABORAL.

En la primera parte de la actividad se realizó un recuento del proceso de la Reforma Laboral por Christian Riveros, Coordinador de la Agrupación de Trabajadores por una Mejor reforma laboral, quien relató desde el ingreso a la Cámara de Diputados del Proyecto de Reforma Laboral por el ejecutivo el 29 de diciembre de 2014. Era un proyecto que contenía pequeños avances, pero también retrocesos como la criminalización de la acción sindical y la excesiva judicialización de la huelga e injerencia de la Dirección del Trabajo (DT). Estos puntos inclusive fueron criticados por la Corte Suprema en su informe elaborado el 3 de febrero.

El 13 de abril del presente año el Gobierno presenta indicaciones. Algunas de estas rectifican aquellos puntos, como la criminalización de la huelga y excesiva injerencia de la DT, sin embargo, como contrapartida establece arbitrajes forzosos para los procedimientos de negociación colectiva e incluye despidos por prácticas antisindicales, entre otros. Asimismo, en las indicaciones de 2 de junio, rebaja la exigencia de quórum para suscribir pactos de adaptabilidad. Asimismo, la Cámara de Diputados incluye indicaciones aprobando la exigencia de un quórum mínimo para negociar y limitaciones a las elecciones de delegados sindicales.

Si la reforma laboral ya venía mal, con su ingreso al Senado se pone peor. El 12 de septiembre se plantean como indicaciones por el gobierno el descuelgue en cualquier momento, negociación individual como contrapartida a la extensión de beneficios, polifuncionalidad de los contratos y cambios de turno para permitir el reemplazo interno en la huelga, se impide la huelga sin servicios mínimos. Finalmente, se crea la bancada “pro PYMES”, la cual propuso aumentar el quórum de constitución de sindicatos. Al día de hoy, la Comisión del Trabajo del Senado aún no despacha el proyecto, el cual se espera que el Gobierno intente aprobar en verano.

II. ALCANCES JURÍDICOS DE LA REFORMA.

La primera mesa sobre alcances jurídicos de la Reforma Laboral comenzó con la exposición de María Ester Feres, Ex Directora del Trabajo, quien hizo énfasis en tres puntos. El primero de ellos hizo referencia a la relación entre legislación y acción sindical. Para Feres, “las temáticas del trabajo responden a posiciones políticas e ideológicas determinadas, por lo cual es imposible abordarla solo desde un aspecto jurídico.” Asimismo, agregó que “la historia nos enseña que la ley se usa cuando sirve. Para luchar por lo justo. Se extrañará que lo diga un abogada, pero de verdad

es que las teorías marxistas y socialistas siempre el ordenamiento jurídico responde a una estructura. Por tanto, los trabajadores siempre han utilizado de la ley aquello que les sirve. Y han dejado de lado aquellas cosas que no les sirven. Ello le lleva a enfatizar que la adecuación del marco jurídico es un producto de la acción sindical pero también es solo un instrumento, no es un fin en sí mismo. Ello se logra lógicamente con fuerza sindical. La historia nos muestra hoy eso más que en décadas y siglo pasado, que la fuerza sindical no está tanto por la cantidad de afiliados sino por la capacidad de representar intereses que conmueven al conjunto de la clase trabajadora, más allá de las condiciones. La acción sindical entonces, combina representación de intereses.”

Como segundo punto, destacó que “la unidad del movimiento sindical ha sido siempre clave… No estoy hablando de una unidad orgánica, sino de unidad para la acción, poniendo los intereses de los trabajadores no solo en su condición de trabajador sino de ciudadano.” Recalcó que “más allá de la unidad sindical también es importante la unidad con otros sectores sociales. Un trabajador no solo lucha por sus condiciones laborales, sino también por otros intereses. El sindicalismo debe busca e imaginar estrategias para articular esta alianza.”

El tercer énfasis lo puso en la “falta una mirada sistémica del ordenamiento jurídico. Nos quedamos con lo que dice el Código, pero ¿cuánto reflexionamos con lo que dice la Constitución? ¿No será ya el momento de aliarnos con los movimientos más respaldados por la ciudadanía que exige una Nueva Constitución? ¿Qué se ha hecho para que los Convenios de la OIT no sean letra muerta? ¿Qué discusión tenemos sobre los derechos económicos y sociales, del derecho del trabajo y seguridad social, que han sido sus antecesores? ¿Cómo partimos con esta mirada sistémica de la pirámide del ordenamiento jurídico?

En conclusión, sostiene que esta Reforma Laboral del Gobierno de la Nueva Mayoría sería una “reforma empresarial y gatopardial”, la cual se debe combatir a lo menos por contener los siguientes aspectos: (i) es una Reforma empresarial. No cambia núcleo básico del plan laboral; (ii) sigue manteniendo normas que se contradicen, normas regulatorias ineficaces; (iii) refuerza los grupos negociadores, no los elimina, pues estos ahora tendrán un procedimiento específico para negociar y además, se está aumenta el quórum para que un sindicato pueda negociar lo cual llevará a ocupar la figura de los grupos negociadores en subsidio; (iv) tampoco se considera un derecho a huelga efectiva.

En definitiva, se debe combatir: (i) la seudonegociación que permite los pactos de adaptabilidad; (ii) la falta de libertad sindical, pues los trabajadores no pueden determinar el nivel de su negociación; (iii) la falta de derecho a huelga, lo que genera la imposibilidad de una negociación colectiva exitosa; (iv) la desnaturalización del concepto de servicios mínimos, que en el derecho comparado y de la OIT solo se aplica a escasos sectores, como las policías y FFAA, pero que en esta Reforma Laboral se pretende aplicar a la mayoría de las empresas.

La segunda exposición fue de la antropóloga Karina Narbona, de la Fundación Sol, quien expuso sobre los impactos de la reforma laboral en la sindicalización y negociación colectiva en Chile. En primer lugar, realizó una caracterización de la sindicalización en Chile sosteniendo que (i) bastos sectores de trabajadores no tienen derechos colectivos; (ii) el sistema actual es funcional a patrón

de acumulación por desposesión y, (iii) que la mayoría de los trabajadores se articularan por otras vías, distintas a las del sindicato.

Luego revisó algunos antecedentes históricos: (i) la sindicalización en Chile tuvo un peak en el año 73 con un 33% de trabajadores sindicalizados. Luego disminuye sostenidamente y hoy está en torno al 14%; (ii) No solo es importante la cobertura de los sindicatos, sino también los tamaños. Existen aproximadamente 11 mil sindicatos, pero menos de 54,3% tienen más de 40 socios; (iii) la negociación es sumamente restringida, sólo 8% de los trabajadores negocia colectivamente; (iv) además, la efectividad de esas negociaciones es prácticamente nula. Entre 2000 y 2010, los reajustes iniciales no superaron el 1% del sueldo base.

Esta situación en el mundo del trabajo se debe al Plan Laboral, el cual según su mismo creador, José Piñera, se basa en cuatro pilares: negociación colectiva a nivel de empresa; huelga que no paraliza; despolitización sindical; y paralelismo sindical. Esto tenía por objeto “pasar de la lucha entre trabajadores y empresarios, a lucha entre trabajadores.” Así, la escasa organización y fuerza sindical es directamente proporcional a las desigualdades que existen en nuestro país: el 1% más rico de Chile concentra el 33% de los ingresos del país (según estudio del Banco Mundial). Asimismo, esto genera un gran endeudamiento en los trabajadores: un 30% de los trabajadores no les alcanza para productos básicos, por lo cual deben endeudarse para comer y alimentarse (Fuente: OCDE). Chile tiene casi 11 millones de personas endeudadas.

En cuanto a la Reforma Laboral, sostuvo que consolida de una integración de la formalidad sumamente precarizante. De acogerse la indicación pro PYME se elimina el derecho a la negociación colectiva en trabajadores de dichas empresas. Además, agregó que si bien se establece el derecho de negociación para trabajadores temporales y de faena, no se les otorga fuero ni derecho a la huelga, por lo cual según la jerga utilizada por el Tribunal Constitucional alemán, sería un derecho al “mendigar colectivo”. Terminó su exposición desmitificando el tema de que el contrato indefinido es sinónimo de formalidad: si bien más de un 70% de los trabajadores tiene contrato indefinido, es letra muerta con el artículo 161 del CT que permite el despido por necesidades de la empresa.

En tercer lugar, expuso Diego Corvera, ex Presidente de la Asociación Gremial de Abogados Laboralistas, sobre “Judicialización de la negociación colectiva”. Sostuvo que “esta reforma refuerza un sistema de negociación que no tiene consecuencias relevantes en la cobertura, que es de un 8% de un universo de trabajadores que potencialmente pueden negociar. De este 8% un 82% corresponden a la gran empresa, y un 15% a la mediana empresa. Es decir, el 97,5% de los trabajadores que negocian colectivamente están en el universo de empresas de 50 trabajadores o más. A los otros trabajadores no se les ofrece alternativa de negociar en esta reforma. La única vía posible es saltar este nivel de negociación en la empresa e ir más allá.”

Agregó que “tenemos 11.162 sindicatos activos. Un 54,3% de esos sindicatos tienen menos de 30 trabajadores. ¿Para que sirve un sindicato de 8 o de 10 trabajadores? Son sindicatos de chiste. Aquí tenemos desgraciadamente una suerte de complicidad del movimiento sindical, porque allí donde pudiera haber un sindicato hay 2, 3 ó 4. Incluso a nivel de una empresa hay federaciones y

confederaciones. Hay un dulce que se llama fuero o permisos, que muchos dirigentes no están dispuesto de dejar de comérselos. Ese dulce está dispuesto a darlo el empresario.”

Respecto al tema específico de la judicialización se preguntaba si “¿Es adecuado un juez laboral resolviendo un conflicto laboral? No. Esto incentiva una judicialidad de la negociación colectiva enorme. Llevar las cosas a la Inspección del Trabajo tampoco es garantía de no judicialización.”

Finalmente, cerró esta mesa de exposiciones el dirigente sindical Manuel Ahumada, Presidente de la CGT e integrante del CIUS, quien sostuvo una severa crítica a la reforma laboral e hizo un llamado a los trabajadores a manifestarse en las calles por sus derechos laborales. Dejó en claro que “las reformas del Gobierno valen hongo”.

Asimismo, responsabilizó a los creadores de esta Reforma Laboral, como también la complicidad de algunas organizaciones sindicales que se han mantenido en silencio: “Las reformas laborales son una resolución política, con padres y madres. Que está determinada por un proyecto político, que tiene nombre y apellido.”

Agregó una severa crítica a la bancada “pro PYME” o pro empresa. “Ahora se dice que hay que darle trato preferenciado a las PYMES. Pero estas, en su mayoría, no pagan previsiones sociales, no respetan los derechos laborales, son igual de explotadores que las grandes empresas”.

Finalizó su exposición realizando un llamado a la acción: “La llamada es concreta: para no seguir lamentándolos tenemos varias cosas que asumir. Sin trabajadores, las empresas no funcionan. Nosotros creemos que es obligación de los trabajadores, sostenemos como CIUS, trabajar para construir presente y futuro. Que tiene que ver con las decisiones que vamos tomando. Nos van a poner más reformas como esta. No podemos olvidar que nuestro enemigo es el capital, y nuestra clase es la de los explotados, no la clase media. Los abusados y explotados somos un único referente. Solo unidos podemos enfrentar al capital.”

III. LOS TRABAJADORES FRENTE A LA REFORMA LABORAL.

La segunda mesa de exposiciones, cuyo debate estuvo marcado sobre cómo enfrentar la Reforma Laboral, fue iniciado por el el Coordinador de la Agrupación de Trabajadores por una Mejor Reforma Laboral, Leandro Cortéz, quien a su vez es Secretario General de la CONSFECOVE.

Parte su exposición con una crítica a la Reforma: “Hay un proyecto de ley engorroso, que incorpora servicios mínimos, pactos de adaptabilidad. Se legaliza algo que la derecha intentó incorporar por años.” Agregó que esta situación “es brutal. Si uno hace un análisis histórico y como trabajadores nos reconocemos y decimos que en Chile y en el mundo existe lucha de clases, y dentro de esa lucha de clases entre dominantes y dominados, hubo trabajadores que lucharon por una jornada de 8 horas diarias, parece que de nuevo estamos volviendo a la esclavitud. Estamos volviendo a esos tiempos se explotaba mediante alargues de jornada y que ahora se hará mediante los pactos de adaptabilidad”.

Expuso que su sector se verá especialmente afectado: “Al sector del comercio lo va a golpear fuerte. Donde no se podía trabajar más de 10 horas, más de 6 días de corrido. Ahora se podrán trabajar 12 horas diarias y toda la semana.”

Reconoce que el Proyecto de Reforma Laboral está más atrás que los propios tribunales y la Corte Suprema, la cual en reiterados fallos ha hecho lo que ni el Gobierno ni legisladores han tenido voluntad de hacer. Reconoció el vínculo laboral de los contratados a honorario; determinó la posibilidad de ejercer la tutela laboral por parte de los funcionarios públicos; sostuvo que el derecho a huelga es fundamental y se prohíbe la sustitución interna; además consideró que la huelga un derecho fundamental que va más allá de la negociación colectiva, por lo cual se declaró ilegal el despido de trabajadores que se habían ido a huelga fuera de la negociación colectiva reglada.

Finalmente, se pregunta “¿Qué vamos a hacer después? Si se promulga la ley, tenemos que salir a la calle. Si no se promulga, tenemos que luchar porque tengamos derechos y podamos aspirar a terminar con los pilares que nos dejó el plan laboral. Es fundamental levantar con fuerza la negociación por rama y el término del artículo 161” (despido por necesidades de la empresa).

La segunda exposición de la mesa fue realizada por la Dirigenta del SINTRAC e integrante del CIUS , Isolina Acosta, quien además de rechazar la reforma laboral que “es un engendro que viene de un gobierno neoliberal”, comenzó atacando el mito de que los trabajadores no se movilizan: “Cuando los trabajadores tienen una necesidad, sí pelean. Las y los trabajadores dan la pelea que a veces supera a los dirigentes. El problema ha sido de nosotros, de los dirigentes sindicales, que no construimos un sindicalismo de clase. Cuando a los trabajadores los educamos, les hacemos sentir que el sindicato sí lleva sus problemas, los trabajadores sí están.”

Asimismo, sostuvo que “Todavía no hemos sido capaces de crear una organización unitaria fuerte. Lo único positivo de esta reforma laboral, es que tenemos una posibilidad de conversar y ponernos de acuerdo. Tenemos la posibilidad cierta de agruparnos y pelear. Si es algo que el sindicalismo de clase tiene que hacer es organizarse para luchar contra el sistema.”

Finalmente, cerró diciendo que “solo quiero decirles que dejemos de perder el tiempo y ue construyamos con nuestras compañeros y compañeros desde la asamblea. Y pongámonos de acuerdo, porque los que están detrás nuestro están sufriendo.”

La tercera exposición estuvo a cargo de Luis Mesina, Secretario General de la Confederación Bancaria e integrante del CIUS. Mesina sostuvo que “esta reforma es perpetuar el plan laboral. En 1886 los trabajadores lograron las 8 horas, pero en los hechos con los pactos de adaptabilidad se eliminará ese logro. Los empresarios de la banca quieren que trabajemos 7×24, quieren abrir todos los días, para que así los trabajadores se endeuden más.”

Posteriormente, realizó un llamado a superar el letargo y a movilizarse: “Esperar que la ley resuelva nuestros problemas es esperar siglos. Estamos planteando tomar en cuenta la tradición

del movimiento obrero, que nos levantemos y luchemos. Por eso convocamos para el 10 de diciembre una gran protesta nacional por el fin de las AFPs.”

Además, invitó a todos los trabajadores a sumarse al CIUS: “En el CIUS hemos hecho un gesto gigante de superar nuestras diferencias y nos hemos unido para brindar una alternativa. Los invitamos a todas y todos que se sumen al CIUS, que los trabajadores de base adhieran también.”

Finalmente, cerró diciendo que “estamos en una etapa de la historia en la cual estamos interpelados a luchar, a seguir luchando y morir luchando.”

La cuarta exposición estuvo en manos de Ramón López, vocero de la Unión Clasista de Trabajadores (UCT) e integrante del CIUS quien partió con una crítica a la Reforma Laboral: “Que podemos esperar de este proyecto, si desde su base somete al sindicalismo para que sea un apéndice más para aumentar la productividad. Los sindicatos se transformarán en un ente más de recursos humanos.” Asimismo, sostuvo “Que podemos esperar de un Gobierno que representa los grandes intereses del capitalismo transnacional y nacional. ¿Qué podemos hacer? Y el problema es ese, nos hemos preocupado mucho del diagnóstico, pero no del quehacer. Solo queda la fuerza y la unidad de los trabajadores. Es hora de definiciones. Hay que derrotar a los grupos económicos. Derrotar al modelo económico: derrotar a las AFPs.”

Luego, sostuvo la necesidad de que el movimiento sindical tome la ofensiva en las luchas por una mejor sociedad: “Basta de ser reactivos. El sindicalismo deben tener una actitud de ofensiva, de trabajar a mediano y largo plazo, para ganar y para que los trabajadores puedan tener mejores condiciones de vida y no solo en este país sino en el mundo entero.”

Finalmente, sostuvo la necesidad de generar una organización de los trabajadores autónoma y que luche efectivamente por los derechos de las y los trabajadores: “Desde la UCT se ha planteado que al abrir este proceso debemos avanzar hacia una organización fuerte de los trabajadores. Porque hoy día la CUT no representa los intereses de los trabajadores. No ven hoy día una central sindical que se ponga a la cabeza de los trabajadores. El CIUS debe ir caminando hacia esa centralidad. Los tiempos no los sabemos, dependerán de la madurez de los trabajadores. No hay que mirar para el lado, los trabajadores luchan, lucha por cosas puntuales, pero no luchan por cosas generales. Han dado luchas heroicas, pero el problema es como una estructura sea capaz de representar esos intereses de los trabajadores.”

La última exposición de la jornada fue realizada por César Luna, dirigente del Sindicato NITI 2, perteneciente a la Unión Portuaria de Chile. El dirigente sostuvo la necesidad de interpelar al Gobierno y a los legisladores para obtener una Reforma Laboral que vaya en beneficio de los trabajadores.

IV. CIERRE DEL FORO.

Los organizadores del Foro, para finalizar, hicieron un llamado a todos los trabajadores presentes a firmar una declaración en contra de la reforma laboral y a entregarla el próximo jueves 03 de

diciembre en el Ministerio del Trabajo. La convocatoria es a las 11 de la mañana en Plaza de Armas, para salir marchando desde ahí.

V. DECLARACIÓN.

DIRIGENTES SINDICALES

RECHAZAN LA REFORMA LABORAL

Diferentes Sindicatos, agrupados en “Trabajadores por una Mejor Reforma Laboral y el Comité de Iniciativa por la Unidad Sindical CIUS, rechazan el proyecto de ley conocido como Reforma Laboral y preparan sus actividades en el mediano plazo.

La “Agrupación Trabajadores por una mejor reforma laboral” y el “Comité de Iniciativa por la Unidad Sindical”, han concluido que el proyecto de reforma laboral impulsado por el gobierno no cumple con las necesidades básicas que tenemos los trabajadores.

Todas las propuestas e indicaciones hechas por el gobierno, son de naturaleza pro-empresarial, lo que consolida y profundiza el Plan Laboral de la Dictadura en cuanto mantiene la negociación colectiva circunscrita al ámbito de la empresa e incluso introduce nuevas formas de flexibilidad laboral que precarizan aún más las jornadas de trabajo, otorgándole así nuevas concesiones al empresariado.

Lo que se ha mostrado a la opinión pública como avances del proyecto se anulan frente al grave daño que se hará a los trabajadores con medidas como el aumento de la jornada de trabajo a 12 horas diarias, a 7 días corridos, la eliminación del tope diario de horas extras y del tiempo de cambio de vestuario de la jornada laboral, la exigencia de quórum para negociar, el descuelgue individual de la negociación en cualquier momento, la duplicación de las causales para proporcionar “equipos de emergencia”, la suspensión de la negociación colectiva y la eliminación del pago de indemnizaciones adicionales en caso de despido antisindical.

El proyecto no resuelve las justas demandas y necesidades de las organizaciones sindicales y la clase trabajadora. No se dice nada de la “Negociación Ramal”, del despido por “necesidades de la empresa”, el “pago de gratificaciones”, el “subcontrato”, el “reajuste mínimo por IPC” entre otras demandas.

El carácter “antisindical” de este proyecto de ley no va a cambiar, así se ha demostrado durante todos estos meses. Es por eso que hacemos un llamado a todas(os) las(os) Trabajadoras(es) y a todas las Organizaciones Sindicales de Chile a “rechazar este proyecto de ley” y a trabajar en forma conjunta para enfrentar este nuevo escenario adverso, con “organización y movilización”.

No hay comentarios