Pulso Sindical Nº 297

0
511

El capital se ha visto nuevamente tocado con otro de los escándalos que cada cierto tiempo lo ponen donde debe. Exponiendo ante todos su insaciable apetito por el dinero, capaz de vender a su propia madre si eso reporta mas utilidades que las ya presupuestadas, que de por si son desmesuradas.

No les creamos si dicen que les duele lo sucedido, ni siquiera por que aparezcan con cara de yo no fui, sancionándose o pasándose la cuenta. Es una pelea de hienas, de tiburones con afilados dientes, que se han reído de la ciudadanía una vez más y que hacen uso de planes preconcebidos para que los hechos, luego de algunos días en la cresta de la ola,  pasen al olvido.

No vamos a comprarnos el discurso de las autoridades políticas, que se han desvivido por estos días calificando como graves los hechos de colusión del confort y pidiendo las penas del infierno (claro que lo hacen calladitos). Lo mismo hicieron cuando se produjo la colusión de las farmacias, la de los pollos y seguramente “se mostraran” igual de preocupados si mañana se descubre algo en el retail, cemento, gas o cualquiera otro sector, donde salgan chamuscados los que de verdad gobiernan el país.

 

Por eso es que el 5 de Noviembre clausuramos por algunos minutos el Ministerio del Trabajo y le pusimos candado a las oficinas de la Papelera. Se trató de la acción decidida de decenas de dirigentes sindicales, que se unió a muchas otras llevadas a cabo en los lugares de trabajo, o en las calles de algunas ciudades, orientadas por el CIUS.

Como CGT nos enorgullece la respuesta que han dado mujeres y hombres, dirigentes y socios, quienes han entendido que la única rebelión real es aquella que se inicia con nosotros y que nos encargamos de difundir.

No hay posibilidad de terminar con los abusos si es que los trabajadores no se dan cuenta de una vez, que ellos son los llamados a poner en movimiento a sus compañeros  de trabajo, sus familiares, los amigos del barrio.

REBELARSE CONTRA EL SISTEMA es un compromiso personal, ineludible y será la suma de esos compromisos lo que subleve al colegio, la universidad, el lugar de trabajo, la ciudad y por ultimo el país.

 Nadie lo hará por nosotros. Es la gran lección que sacamos de esta jornada del 5 de Noviembre. Así es que ahora solo nos queda comenzar a ganar mas conciencias, activar en el sindicato, engrandecer la organización poblacional. Vamos a todos lados a dar charlas, a conversar con la gente, con nuestros hermanos de los problemas que nos afectan en el diario vivir.

Si nosotros estamos aprendiendo a rebelarnos, por que otros no podrían hacer lo mismo?

 

Tal como se venía anunciando se da. La “brigada patronal” en el Senado sigue intentando imponer las normas que ya acordaron con las PYMES, normas que aceptadas en primera instancia por el gobierno han debido ser frenadas, ya que los senadores socialistas no han dado el pase a las mismas. Y es que son demasiado malas.

 

Pero que nadie se llame a engaño. No se trata de un buen proyecto aprobado por los diputados, que estos deshonestos senadores quieren botar.

Se trata de la misma mugre que con el rotulo de “reforma laboral” aparece avalada por la CUT y los diputados de la Nueva Mayoría. La “única diferencia” es que los senadores quieren instalar algunas cuestiones que beneficien a las pyme, o sea, al 98% del total de las empresas que existen en Chile.

 

Ya lo dijo en su momento la ministra del Trabajo y también los parlamentarios de la Nueva Mayoría. “Las reformas laborales fueron acordadas entre la CUT y el Gobierno”. Es por eso que fueron aprobadas en la Cámara de diputados. Pasaron como por un tubo, a pesar de que contienen normas que dañaran profundamente en un futuro cercano, a quienes se organicen e intenten negociar colectivamente.

 

Para demostrar que lo anterior no es obra del enemigo ni fruto del anticomunismo, como se apuran en calificar toda aquella critica que los deje al desnudo, pongan mucha atención en lo siguiente:

“…estamos por aprobar la reforma laboral tal como salió de la cámara de diputados”, dijo el diputado Guillermo Teillier durante  el lanzamiento oficial del XXV Congreso del PC, (El Mercurio, C2, 9 de noviembre 2015)

 

Tienen claro los dirigentes sindicales que adscriben a ese partido, cual es la reforma que salió de la cámara?, Han analizado con los trabajadores el efecto que provocarán en millones de explotados tales reformas, tal y como fueron aprobadas en la primera instancia parlamentaria?

 El proyecto que quieren hundir mas los senadores con la propuestas pro pyme, establece entre otra “joyitas”:

*Un piso de negociación que no es tal, toda vez que con la ley vigente se podía acceder acogiéndose al inciso segundo del articulo 369. Lo terrible es que con la reforma el patrón podrá aducir problemas económicos y ni siquiera entregar estos mínimos beneficios

*Los pactos de adaptabilidad que legalizan el termino de la jornada semanal de máximo 6 días de trabajo por uno de descanso, pudiendo llegarse a 7 y mas días.

La jornada podría ser hasta de 12 horas diarias si así lo requiriera el patrón, las horas extras podrán superar las 2 diarias, e incluso los trabajadores perderán un derecho de muchos años, que establece que el tiempo de cambio de uniforme se entiende trabajado para todos los efectos legales.

Hay más aberraciones y no viene al caso ocupar todo el Pulso para detallarlas.

Si damos cuenta de estas es porque se está mintiendo descaradamente a los trabajadores, siendo lamentable el silencio de muchas organizaciones sindicales, de las centrales que santificaron el proyecto antes de que fuera conocido, e incluso de aquellos que accedieron a un primer plano en representación de los trabajadores, los estudiantes y otras fuerzas sociales y que hoy guardan un silencio que no se condice con la magnitud de la cagadita que se nos viene encima.

 

Al cierre un saludo afectuoso, lleno de afecto para los trabajadores del Registro Civil que se mantuvieron firmes en sus peticiones y a su dirección, en especial la compañera Nelly Diaz, vilipendiada por el modelo y sus servidores, pero de seguro un ejemplo y un faro para muchos dirigentes sindicales leales y honestos con la clase, que se habrán visto reforzados en sus convicciones. La lucha sigue.

 

MANUEL AHUMADA LILLO

Presidente C.G.T. CHILE 

 

No hay comentarios