COLOMBIA: La multinacional Cerrejón, la verdadera responsable de la protesta en la vía férrea

0
511

SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA INDUSTRIA DEL CARBÓN (SINTRACARBON) – COLOMBIA / Web

La multinacional Cerrejón, la verdadera responsable de la protesta en la vía férrea

Informaciones delSINTRACARBONeditadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad – SINTRACARBÓN, Barrancas (Guajira), , 23/10/15.- El Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Industria del Carbón, Sintracarbón, manifiesta ante la opinión pública regional, nacional e internacional, su rechazo por la manera como la empresa Carbones del Cerrejón, propiedad de tres multinacionales, viene progresivamente desmejorando las condiciones laborales, económicas y sociales de los trabajadores tercerizados, atentando contra sus derechos a la libertad de asociación, libertad sindical, negociación colectiva y huelga.

En relación a la protesta reciente realizada por trabajadores de la contratista de vigilancia VISE en el kilómetro 32 de la vía férrea que une a la Mina con Puerto Bolívar, denunciamos que la única responsable de este tipo de acontecimiento es la empresa Cerrejón, cuando producto de su política de reducción de costos a ultranza, denominada Compite, optó por reducir el valor de los contratos de proveeduría de bienes y servicios -se dice que entre un 10% y 20%-, lo que se traduce en un modelo perverso de contratación para producir más con menos costos y que recae directamente sobre los hombros de los compañeros tercerizados, esto es, por la pérdida de puestos de trabajo y lo que se conservan son precarios, rallando en la indignidad e indecencia.

Dentro de su política de reducción de costos (Compite), la empresa Cerrejón ha venido, de manera planeada y sistemática, atentando contra los derechos constitucionales de asociación sindical, negociación colectiva y huelga. Todo parece indicar, que en los procesos de selección de contratistas y proveedores no clasifican las empresas donde existan trabajadores sindicalizados y se haya suscrito convenciones colectivas de trabajo, como por ejemplo los casos de Sepecol (anterior proveedor de los servicios de vigilancia) y Blastingmar (proveedora de servicios de mantenimiento). A Sintracarbón no le interesa a quien seleccione Cerrejón, pero sí que se extinga el esfuerzo de sindicalización y las conquistas de beneficios convencionales.

Adicionalmente las nuevas empresas contratistas (casos VISE, Vigilancia Guajira, Grupo Colba-Aseocolba, entre otros), han sido instruidas por la también reciente administración de Cerrejón, para que tan pronto se instalan y recién contratan al personal ofrezcan unilaterales Pactos Colectivos, figura que era ajena a nuestro entorno y nuestra historia de más de 30 años de relacionamiento obrero-patronal, que solo persigue que los trabajadores no puedan sindicalizarse y promover negociaciones colectivas. Es más, insisten que los trabajadores contratistas no pueden sindicalizarse a Sintracarbón, bajo el entendido que el objeto social de estas empresas no lo permite (¿?), tesis que ya ha sido derrotada en los estrados judiciales.

Ya el año anterior, trabajadores de la entonces contratistas Sepecol se habían visto abocados a realizar una protesta pacífica durante 10 días en el Km 34, en defensa de su derecho al trabajo y de una vida digna. Fue entonces cuando varios trabajadores pasaron a formar parte de la nómina de Vise, empresa muy cuestionada e investigada por su posible relación con la exportación de drogas narcóticas por el Aeropuerto El Dorado de Bogotá.

A esta empresa se le presentó pliego de peticiones por parte de Sintracarbón, pero, con el apoyo tácito de Cerrejón, se han negado a convocar el inicio de la etapa de arreglo directo. En esto, también le cabe seria responsabilidad al Ministerio de Trabajo, quien solo es muy diligente cuando lo cita Vise-Cerrejón a constatar los ceses de actividades, pero que engaveta las querellas que ha instaurado Sintracarbón para que se le protejan los derechos a los precarizados trabajadores. Esta actitud del MinTrabajo-Vise-Cerrejón, va en 59 despidos de los presuntos huelguistas, lo cual no es más que una masacre laboral, lo cual rechazamos enérgicamente.

Mientras tanto, la administración de Cerrejón, que debería centrar su esfuerzo en mejorar las condiciones precarias de trabajo de sus tercerizados y atender los pedidos justos de éstos, insiste en asumir facultades de los jueces de la república al calificar de “ilegal” el derecho a la protesta de los trabajadores de Vise. Igual, sigue insistiendo, que las peticiones están por fuera de lo “pactado”, como si los trabajadores hubiesen participado de la construcción del convenio colectivo y éste no haya sido impuesto. “La picardía, sale”…

Peca también Cerrejón cuando nos acusa, temeraria e infundadamente, de ser los responsables intelectuales de esta protesta. Nos conoce y sabe que nunca nuestro actuar es subrepticio. Esta organización es diáfana y transparente. Eso sí, por políticas definidas por este sindicato, siempre defenderemos a las comunidades y trabajadores tercerizados por los impactos y violación de derechos que sufran por parte de Cerrejón. Y ante el primer llamado que nos hagan, ahí estaremos.

Aprovechamos entonces, para dejar en claro a la administración de Cerrejón que para defender los derechos de los trabajadores directos (en especial el de la salud, desmejorado por la compañía), no tenemos necesidad de plantear una lucha o acciones políticas indirectas. En relación a este tema de la salud (PAS), simplemente hemos trasladado la discusión y la lucha por el resarcimiento de las desmejoras al marco de la negociación colectiva de trabajo.

Igual se equivoca, si como hemos conocido, Cerrejón anda buscando ante las autoridades la declaratoria de emergencia económica y la consecuente autorización para reducir puestos de trabajo, como respuesta a las protestas de las comunidades y trabajadores. Que sepa que no nos intimida. Lo que podría ocasionar es un conflicto de mayor envergadura, por su culpa.

PLENARIA DE DIRECTIVOS

SINTRACARBÓN

No hay comentarios