Deutsche Qualität‏

0
380

www.politika.cl

Ah… la excelencia de los “modelos”… De vez en cuando y de cuando en vez se van al diablo y se quedan empelotas. Como el chileno, o ahora, el muy celebrado “modelo alemán”. Luis Casado aprovecha el desnudo…

Das auto

Deutsche Qualität


Escribe Luis Casado


Eso dice la publicidad de Volkswagen en Europa. Calidad alemana. Con Volkswagen la única dificultad reside en elegir entre los numerosos modelos disponibles. A la calidad alemana hay que agregarle “y además verde”, visto que no contamina, o bien justo un pelín, una poquedad.

En esa estaban cuando Volkswagen confesó que la limpieza de sus coches es un chiste, que la contaminación real supera en 40 veces los límites admitidos, que sus vehículos disponen de programas que engañan al pinche “control técnico”, y que los automóviles truchos superan los… ¡11 millones!

La prensa se hace la sorprendida pero la regla del libre mercado es la trampa. Si no fuese el caso, ¿para que diablos hay tanto Sernac? Bancos alemanes y bancos europeos se coludieron para subir los intereses de los créditos inmobiliarios. Manipularon el Libor, el Euribor y otras tasas aplicables a cientos de miles de millones de euros de créditos en el mundo entero. En Chile, el cartel de las farmacias, la Polar, SQM, PENTA, Caval, las dolosas facturaciones del agua, la electricidad, los teléfonos y la Tenia de la corrupción prueban que Libre Mercado = Trampa.

La sórdida mentira de Volkswagen adquiere ribetes de tragicomedia porque Frau Merkel y su gobierno le dan clases al mundo de buena gestión, de buen gobierno y de inmaculado comportamiento en materia de libre competencia.

Ayer, el patrón de Volkswagen se rajó con una declaración de la que se entendieron dos cosas: Entschuldigung, o sea perdón, y que el muy caradura rehúsa dimitir de su cargo como un chileno cualquiera. El gerente de Volkswagen en los EEUU fue más claro pero no menos hipócrita: “La cagamos” dijo literalmente, antes de evocar los “valores” de Volkswagen, valores que, horror de horrores, fueron “traicionados”. Así se llega a ser número uno en el mundo.

El famoso “modelo alemán” es tan sórdido como el “modelo chileno”. Hace un mes el diario francés Le Figaro, que no es precisamente de izquierda, denunciaba que en Alemania las clases medias desaparecen mientras los hogares pobres son cada vez más numerosos.

Según la universidad de Duisbourg, entre 1990 y 2013, la clase media –definida como la parte de hogares cuyo ingreso se sitúa entre 60% y 200% del ingreso mediano– pasó de un 56,4% a sólo un 48% de la población. El ingreso mediano, por definición, separa la población en dos mitades: una gana menos y la otra más que ese valor mediano.

En el seno de ese grupo, la parte de la clase “media-media”, definida como la que gana entre 80% y 120% del ingreso mediano, se redujo de un 22,1% a apenas un 16,6% de la población.

Por el contrario, la parte de los altos ingresos (más del doble del ingreso mediano) pasó del 13,9% al 17,2%. La riqueza continua a concentrarse en manos del riquerío. Si examinamos lo que ocurre con los bajos ingresos, estos pasaron de un 29,7% de los hogares a un 34,7%.

La oficina federal de estadísticas dio a conocer la tasa de pobreza en Alemania, es decir la parte de ciudadanos que viven con menos del 60% del ingreso mediano, o sea menos de 917 euros al mes. En 2015 los pobres representan un 15,4% de la población, contra 14,7% hace diez años, cifra que oculta otras desigualdades: la tasa de pobreza aumentó aún más para las personas con baja calificación profesional, pasando de un 23,1% a un 30,8% en un periodo de diez años.

Todo lo que precede comenzó, o más bien se aceleró, con las reformas laborales llevadas a cabo bajo el mandato del socialdemócrata Gerhardt Schröeder. El inspirador de las reformas fue un tal Peter Hartz que era el Director de Personal de… ¡Volkswagen!

El Deutsches Institut für Wirtschaftsforschung, o sea el Instituto Alemán de Investigación Económica, afirma que la desigualdad de patrimonio es más fuerte en Alemania que en el resto de Europa. En la república federal el 10% más rico concentra el 63% del patrimonio (en Francia “sólo” el 51%).

Los más ricos entre los ricos, o sea el 1% privilegiado, posee un 32% de la riqueza alemana.

Lo dicho: Deutsche Qualität

No hay comentarios