Reforma laboral: los miedos a la negociación por rama, el chantaje mediático del empresariado y el lapidario análisis de la Suprema

0
438
Human Resource Challenges - Compensation

La discusión por la llamada Reforma Laboral del gobierno de la Nueva Mayoría ha tomado intensidad en los últimos días cuando el plazo de las audiencias, donde la Comisión de Trabajo escucha a expositores, expertos, representantes de fundaciones y grupos de interés, está por cumplirse para pasar a la votación en Sala.

Una de las más comentadas y criticadas ausencias del proyecto de ley impulsado por el Ejecutivo es el de la negociación por rama. La modalidad, no fue incluida en el texto original despertando resquemores ya que sin algún tipo de técnica de negociación ramal o sectorial, los ajustes de la reforma solo alcanzarían a alrededor del 10% de los trabajadores chilenos, según el análisis de la CUT, que criticó la omisión a través de su Vicepresidente, Nolberto Díaz.
En una columna publicada por el diario El Mostrador, la Fundación Sol, cuyos representantes expusieron ante la Comisión hace algunos días, argumentó fuertemente a favor de la negociación por rama, señalando que no existe ninguna relación entre generar una relación laboral más allá del ámbito estricto de la empresa y una potencial baja en el empleo, la productividad o el dinamismo de la economía.
En la columna, el investigador Gonzalo Durán, señala que las trabas de nuestro sistema laboral tienen un origen ideológico: impedir que la negociación colectiva sea un instrumento para la distribución de los ingresos. Para esto, el Plan Laboral descentralizó al máximo los procesos de negociación entre empleadores y sindicatos, encerrándolos en el ámbito exclusivo de las empresas. Por otra parte, se señala que los gobiernos no han tenido la voluntad política para revertir esta imposición, y este proyecto de ley tampoco lo hará.
A continuación se entrega algo de evidencia al respecto. En primer lugar, desde la Fundación Sol se señala que de los 16 países de mayor productividad de la OCDE en 2014, 15 de ellos cuentan con negociación por rama, lo mismo ocurre para aquellos estados del mismo grupo que ostentan tasas de ocupación por sobre el 70% considerada de las más altas del mundo. La misma abrumadora diferencia a favor de los países con negociación ramal está presente en los considerados más igualitarios del mundo, con 14 sobre 15.
Más adelante, se explica que la negociación colectiva se hace cargo de las distintas capacidades productivas de la geografía económica del país, por lo que sostener que esta impone las mismas condiciones a empresas grandes y pequeñas constituye solo una estrategia de desinformación, ya que la modalidad coexiste perfectamente con la negociación por empresa y el principio básico es establecer pisos mínimos coherentes con cada sector. Por otra parte la llamada negociación cascada permite negociar sueldos a nivel nacional, sectorial y por empresa por lo que no existen impedimentos técnicos para su implementación.
Según la Fundación Sol, el miedo de empresarios y autoridades no es a un detrimento en la productividad, el empleo o un eventual perjuicio a las PYMES, sino a abrir una “compuerta cerrada hace 36 años para permitir una mejor distribución en el momento exacto en el que se genera la riqueza: el espacio de la producción. Devolver la negociación colectiva a los trabajadores de Chile podría contribuir a politizar a la sociedad y a generar una identidad de transformación con disposición a enfrentar al orden establecido, al gobierno de turno y al Estado”.
Similar postura tomó la Corte Suprema. En un seminario organizado por el máximo tribunal, al que asistieron además de invitados y expositores internacionales representantes de CUT y ANEF su Presidente, Sergio Muñoz y el miembro de la Sala Laboral de la Corte, Carlos Cerda, hicieron un lapidario diagnóstico de la jurisprudencia en materia laboral en nuestro país, señalando sin matices que tanto trabajadores como sindicatos se encuentran en la indefensión más absoluta frente al poder de las empresas.
En su intervención, recopilada por el diario El Mostrador, el Ministro Muñoz enfatizó que “el Plan Laboral de la dictadura condicionó todas las discusiones respecto de reformas generadas en años posteriores. Fue una política diseñada e implementada en plena dictadura todo el debate de los últimos meses está relacionado con estas medidas de corte neoliberal implementadas hace 35 años”.
A continuación, el magistrado agregó que Chile participó “efusivamente” del esquema neoliberal que aplicaron las dictaduras latinoamericanas y que según el Informe Anual de Derechos Humanos de Chile del año 2014, editado por la UDP, las reformas impulsadas en los gobiernos democráticos son “meros retoques al modelo existente, dejando intactas sus bases esenciales”.
En lo relativo al derecho a huelga, el juez Muñoz señaló que pese a que el derecho a huelga está consagrado constitucionalmente, es tan limitado en su ejercicio que “queda reducido a su más mínima expresión”.
A continuación citó el fallo del Tribunal Laboral de La Serena, que sancionó a una empresa por despidos, hostigamiento y solicitud de desafuero de dirigentes sindicales. En este caso particular, ocurrido en 2013, a juicio del Ministro Muñoz, “el Derecho llegó tarde. La empresa recibirá el máximo rigor de nuestra legislación, que consiste en multas que pagará gustosamente ya que ha conseguido un objetivo mucho más trascendente para sus intereses (…). Ya no tendrá que lidiar con sindicato alguno. No habrá asociación de trabajadores que cuestione, que critique, que exija, que busque mejores condiciones laborales, más dignas y justas. El sindicato ha muerto y solo falta la extensión del certificado de defunción. Y el Derecho no pudo hacer nada”. Señaló el Juez Muñoz, quien agregó además que en este caso el tribunal no podría haber hecho nada por auxiliar al sindicato dadas las características de nuestra legislación.
Más adelante, el Presidente de la Corte Suprema sostuvo que “con una negociación colectiva tan limitada y un derecho a huelga casi inexistente, la oferta de participación democrática que se les hace a los trabajadores es un mero canto de sirena. Los sindicatos debiesen buscar el equilibrio de fuerzas y el pleno respeto a la libertad sindical instando a los poderes políticos a reformular nuestro sistema de relaciones colectivas de trabajo. Los Derechos no pueden condicionarse al punto de volverse inutilizables”.
Hacia el final, Sergio Muñoz señaló que el legislador nuevamente tiene una oportunidad para borrar las importantes asimetrías que existen en nuestro país en materia de Derechos colectivos.
A su turno el juez Carlos Cerda indicó que los derechos laborales son un tema de cultura democrática: “no existe seguridad jurídica para los trabajadores en este país. Es el empresario, el empleador, el dueño el verdadero organizador que tutela lo que pasa aquí. ¿Dónde están los chilenos? ¿Dónde está el coraje con una creencia, con una idea? ¿Por qué todo tiene que ser cobardía? Porque aquí no se puede decir lo que se piensa y yo, como juez, hoy día en la Corte Suprema, digo: yo estoy aquí para defender al trabajador en materia laboral, porque el derecho laboral es tutelar de la parte más débil, es un derecho de fuero y eso no lo callo”, señaló enfático el juez Cerda.
Del mismo modo, durante la semana pasada se produjeron duras críticas desde distintos sectores a la campaña comunicacional de sectores empresariales respecto de la reforma laboral. Para el Vicepresidente de la CUT, Nolberto Díaz, esto solo da cuenta de la desesperación del empresariado: “no recuerdo ningún intento de avance en materia laboral que no haya sido acompañado por ruido mediático. Si el llamado a informarse fuese serio se darían cuenta que esta reforma no afectará a más del 10% de los trabajadores del país al no contemplar la negociación por rama. El proyecto de la Nueva Mayoría es mínimo ya que devuelve algunos derechos quitados a los trabajadores, con bastante letra chica y sin negociación por rama, que es la única forma en la que un contrato colectivo tenga alguna injerencia real en el mundo del trabajo”, cerró el dirigente sindical en declaraciones recogidas por Radio Universidad de Chile.

Maximiliano Sepúlveda, exclusivo para Vida Sindical.

 

No hay comentarios